• 1

    HIPERURICEMIA Y GOTA; EL PAPEL DE LA DIETA

    Nutrición Hospitalaria 2014;29(4): 760-770

    medes_medicina en español

    ÁLVAREZ-LARIO B, ALONSO-VALDIVIELSO JL

    Nutrición Hospitalaria 2014;29(4): 760-770

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: Desde la antigüedad se ha relacionado a la gota con los excesos en el comer y en el beber; sin embargo, ha sido en la última década cuando se ha llegado a un mayor conocimiento sobre los factores dietéticos asociados con el desarrollo de hiperuricemia y gota. La obesidad, el abuso en la ingesta de carnes y las bebidas alcohólicas ya eran vistos como culpables desde la antigüedad. Las legumbres y las verduras ricas en purinas han sido exculpadas tras los estudios. Se han descrito nuevos factores de riesgo, no reconocidos anteriormente, como la fructosa y las bebidas edulcoradas. Finalmente, también se han descrito factores protectores, como los lácteos desnatados. La gota se caracteriza no sólo por el aumento del ácido úrico, eventuales episodios de artritis y el daño crónico articular, sino también por su asociación con diversas comorbilidades y con el aumento del riesgo cardiovascular. La adopción de hábitos dietéticos más sanos puede contribuir a un mejor control de la uricemia y también a una reducción de las enfermedades asociadas. Se recogen las recomendaciones prácticas más habituales según los conocimientos actuales y siguiendo los consejos de las principales guías de tratamiento. Son necesarios más estudios sobre la eficacia real en la práctica clínica de la adopción de unas y otras medidas dietéticas en el tratamiento y evolución de los pacientes con hiperuricemia y gota

    Notas:

     

    Palabras clave: Ácido úrico, Alimentación, Alimentos integrales, Comorbilidad, Conducta alimentaria, Endocrinología, Gota, Hábitos de vida saludables, Hiperuricemia, Nutrición, Revisión, Terapia Nutricional

    ID MEDES: 90013 DOI: 10.3305/nh.2014.29.4.7196 *



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.