• 1

    Manejo clínico de la infección aguda y crónica por el virus de la inmunodeficiencia humana antes del inicio del tratamiento antirretroviral

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2011;29(10): 759-772

    medes_medicina en español

    MIRÓ JM, MANZARDO C, ZAMORA L, PUMAROLA T, HERRERAS Z, GALLART T, GATELL JM

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2011;29(10): 759-772

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: Resumen La evaluación de nuevos casos de infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es relativamente frecuente, ya que en España se diagnostican cada año varios miles de pacientes con nuevas infecciones. El 80% de los casos tienen una infección crónica por el VIH que puede ser sintomática (diagnóstico tardío) hasta en un 30% de pacientes. La evaluación clínica inicial de la infección por el VIH no está dirigida solo a conocer la situación clínica, virológica (carga viral del VIH, estudio de resistencias y tropismo viral) e inmunológica (cifra de linfocitos CD4) del VIH, sino que debe dirigirse también al estudio de las coinfecciones (virus de la hepatitis, tuberculosis) y comorbilidades (cardiovascular, hepática, renal y ósea) del paciente y al riesgo de transmisión del VIH con el fin de decidir si se debe iniciar o no el tratamiento antirretroviral y con qué fármacos antirretrovirales iniciarlo, la profilaxis de las infecciones oportunistas y el tratamiento de las coinfecciones y comorbilidades. La anamnesis, el examen físico y las pruebas complementarias nos ayudarán a decidir si el paciente es tributario de una intervención terapéutica. El nivel de linfocitos T CD4+, además de sugerir el momento de iniciar el tratamiento antirretroviral, indica la necesidad o no de instaurar profilaxis frente a las infecciones oportunistas, si existe una cifra de linfocitos CD4 menor de 200 cél/mm 3 , y en pacientes avanzados nos debe hacer sospechar la presencia de enfermedades oportunistas activas en los casos sintomáticos. El manejo del paciente con infección por VIH tiene que incluir también una oportuna educación sanitaria relativa a las vías de transmisión del virus y su prevención, explicar la historia natural del virus y como ésta se puede modificar con un correcto tratamiento antirretroviral; además tiene que promover un estilo de vida saludable. No menos importante es el apoyo psicológico para que el paciente aprenda a convivir con una infección crónica que puede controlarse adecuadamente y garantizar a largo plazo una buena calidad de vida.

    Notas: Formación médica continuada: Infección por el VIH en el adulto

     

    Palabras clave: Antirretrovirales, Carga viral, Comorbilidad, Diagnóstico, Enfermedades infecciosas, Formación médica continuada, Infecciones, Infecciones oportunistas, Infecciones oportunistas relacionadas con VIH y SIDA, Linfocitos T CD4-positivos, Marcadores bioquímicos, Microbiología, Profilaxis antibiótica, Profilaxis y prevención, Progresión de enfermedad , Revisión, Síndrome de inmunodeficiencia adquirida, Terapia antirretroviral altamente activa, VIH, Virus 1 de la inmunodeficiencia humana

    ID MEDES: 70529



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.