• 1

    Hipertermia: la modificación de la temperatura corporal como terapéutica clínica

    Revista Rol de Enfermería 2011;34(4): 252-257

    medes_medicina en español

    VICUÑA URTASUN B, VILLALGORDO ORTIN P, MONTES GARCÍA Y, MARÍN FERNÁNDEZ B

    Revista Rol de Enfermería 2011;34(4): 252-257

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: La aplicación de calor o frío como terapéutica se denomina termoterapia. Ha sido empleada desde la antigüedad: egipcios, griegos y romanos utilizaban la radiación solar o la sumersión en manantiales para aplicar calor y el hielo o la nieve para el frío. Las primeras referencias científicas relacionadas con la termoterapia aparecen a finales del siglo XVIII, pero en el siglo XX se han introducido nuevas modalidades de termoterapia profunda que han ampliado sus posibilidades; así mismo su aplicación superficial cuenta con medios más cómodos y eficaces. La termoterapia, si bien requiere más experimentación para la obtención de una sólida evidencia científica que avale su uso, está levantando grandes expectativas como terapéutica en diversos campos: oncología, cirugía, neurología, etc. En el campo quirúrgico la ablación térmica se ha utilizado con éxito en el tratamiento de diversas patologías, hiperplasia benigna de próstata, tumores hepáticos y ginecológicos, entre otros. En el campo de la oncología se ha evidenciado que la diatermia mejoraría los resultados administrada en conjunción con quimio y radioterapia. Basándonos en la revisión de la bibliografía, se describirán los principales usos de la modificación de la temperatura como terapéutica, las principales indicaciones de estas técnicas, su forma de aplicación, la evidencia existente sobre sus beneficios y las complicaciones que se derivan de su manejo

    Notas:

     

    Palabras clave: Enfermería, Hipertermia inducida , Revisión, Termoterapia

    ID MEDES: 66108



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.