• 1

    Interacciones farmacológicas en el paciente crítico. ¿Un factor relevante para usar micafungina?

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2011;29(Supl.2): 33-37

    medes_medicina en español

    GARNACHO-MONTERO J, JIMÉNEZ PARRILLA F

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2011;29(Supl.2): 33-37

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: Resumen Actualmente disponemos de 3 grupos de fármacos principales para la prevención y tratamiento de la infección fúngica: polienos (anfotericina B deoxicolato o sus formulaciones lipídicas), azoles (fluconazol, itraconazol, voriconazol o posaconazol) y equinocandinas (caspofungina, micafungina y anidulafungina). Una de las características importantes, además del espectro antifúngico, farmacocinética y efectos adversos, que se valora a la hora de elegir un antifúngico es la ausencia de interacciones farmacológicas significativas. Anfotericina B carece de interacciones, si bien puede ocasionar disfunción renal que puede causar acumulación de los fármacos con metabolismo renal. La nefrotoxicidad es significativamente menor con las formulaciones lipídicas, en especial con la anfotericina B liposomal. Por contra, los azoles modifican el metabolismo de muy diversos fármacos por inhibir su biotransformación o alterar su distribución y eliminación. Tienen un metabolismo hepático a través del citocromo P450 inhibiendo diversas isoenzimas, en especial CYP3A4, que es la principal enzima metabolizadora de fármacos. Además, itraconazol y posaconazol son sustratos e inhibidores de la proteína transportadora glucoproteína-P. Fluconazol es el azol que presenta menor número de interacciones medicamentosas. Las equinocandinas han supuesto un avance en nuestro arsenal terapéutico destacando la seguridad en su empleo, que se debe a la ausencia de efectos adversos graves y al escaso número de interacciones, siendo caspofungina la que presenta un número más elevado de interacciones. Micafungina es una equinocandina que no presenta interacciones relevantes, por lo que no es preciso el ajuste de su dosis en ningún caso y puede emplearse tanto en adultos como en población pediátrica, incluyendo los neonatos.

    Notas: Nº Monográfico: Micafungina: nuevos retos, nuevas posibilidades en el tratamiento de la infección fúngica invasora

     

    Palabras clave: Anfotericina B, Anidulafungina, Antifúngicos, Caspofungina, Enfermedad fúngica invasiva, Enfermedades infecciosas, Equinocandinas, Fluconazol, Interacciones farmacológicas, Itraconazol, Micafungina, Microbiología, Posaconazol, Revisión, Tratamiento, Tratamiento farmacológico, Voriconazol

    ID MEDES: 65096



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.