• 1

    Infecciones cutáneas y de partes blandas por micobacterias no tuberculosas

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2010;28(Supl.1): 46-50

    medes_medicina en español

    ALCAIDE F, ESTEBAN J

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2010;28(Supl.1): 46-50

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: Resumen En los últimos años se ha observado un aumento en el número de aislamientos y variedad de especies de micobacterias no tuberculosas (MNT). Aunque la totalidad de las MNT patógenas pueden causar infecciones cutáneas y de tejidos blandos, las más frecuentes son las de crecimiento rápido ( Mycobacterium fortuitum , Mycobacterium chelonae y Mycobacterium abscessus ), Mycobacterium marinum y Mycobacterium ulcerans . La mayoría de las micobacteriosis cutáneas están causadas por especies de distribución mundial, como las micobacterias de crecimiento rápido, M. marinum, complejo Mycobacterium avium , Mycobacterium kansasii o Mycobacterium xenopi . Sin embargo, otras tienen una delimitación geográfica, como M. ulcerans , que produce una infección cutánea endémica, sobre todo en África central y occidental (úlcera de Buruli) y Australia (úlcera de Bairnsdale), donde es la tercera enfermedad micobacteriana más frecuente tras la tuberculosis y la lepra. Las micobacteriosis cutáneas suelen producirse por la exposición de heridas traumáticas o quirúrgicas al agua o productos contaminados con MNT, o bien por una enfermedad diseminada, mayormente, en los pacientes inmunodeprimidos. Para el diagnóstico, es necesario un elevado grado de sospecha ante lesiones cutáneas crónicas en pacientes con antecedentes de heridas cutáneas y exposición de riesgo, y con estudios microbiológicos convencionales negativos. En la mayoría de las MNT no se suele recomendar las pruebas de sensibilidad convencionales a los fármacos, salvo en ciertas especies, o en caso de fracaso terapéutico. El tratamiento se basará en la combinación de diversos antimicrobianos, teniendo en cuenta que las MNT presentan una mayor resistencia a los antituberculosos convencionales. En los casos graves y con afectación de tejidos o estructuras profundas se deberá recurrir al tratamiento quirúrgico.

    Notas:

     

    Palabras clave: Diagnóstico, Infecciones de partes blandas, Micobacterias no tuberculosas, Microbiología, Mycobacterium marinum, Mycobacterium ulcerans, Revisión, Tratamiento, Tratamiento farmacológico, Úlcera de Buruli

    ID MEDES: 55724



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.