• 1

    Arteritis de células gigantes y polimialgia reumática: diagnóstico y evolución de 90 casos

    Anales de Medicina Interna 2001;18(4): 191-194

    RIVERO PUENTE A, BERASATEGUI CALDERÓN JI, MURIE CARRILLO DE ALBORNOZ JM

    Anales de Medicina Interna 2001;18(4): 191-194

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Objetivo: Comparar el cuadro clínico de la arteritis de células gigantes (ACG) y el de la polimialgia reumática (PMR). Valorar los criterios diagnósticos del American College of Rheumatology contrastándolos con nuestros resultados. Pacientes y métodos: Estudio retrospectivo de 90 enfermos diagnosticados de ACG (n = 57,55 diagnosticados por biopsia) y de PMR (n = 33) en los últimos 10 años. Resultados: Presentaron cefalea 45 enfermos (78,94%) con ACG y 7 (21,21%) con PMR (p<0,001), síndrome polimiálgico 15 (26,31%) con ACG y 33 (100%) con PMR (p<0,001), claudicación mandibular o lingual 14 (24,57%) con ACG y 2 (6,06%) con PMR (p<0,05) y alteraciones visuales 9 (15,79%) con ACG. La VSG fue = 50 mm/h en 84 enfermos (93,33%) y = 100 mm/h en 43 de ellos (51,19%). La VSG se normalizó (£ 20 mm/h) en menos de 8 semanas en 64 enfermos (76,19%). En el momento del diagnóstico 61 enfermos (61,77%) presentaron anemia, 17 de ellos (27,86%) de grado severo (Hb < 10 g/dl). Tras tratamiento esteroideo se recuperaron de la anemia 43 enfermos (70,49%), todos en menos de 12 semanas y 25 (58,13%) en menos de 8 semanas. Conclusiones: Los síntomas cefálicos orientaron el diagnóstico en la ACG y son predictivos de biopsia de arteria temporal positiva. La anemia y su rápida normalización tras tratamiento exclusivo con glucocorticoides son datos que pueden ayudar en el diagnóstico de estas entidades.

    Notas:

     

    Palabras clave: Arteritis, Casos clínicos, Diagnóstico, Enfermedades cardiovasculares, Evolución clínica, Polimialgia reumática

    ID MEDES: 446



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.