• 1

    Síntomas y signos iniciales de los tumores cerebrales pediátricos

    Neurología 2008;23(4): 215-219

    medes_medicina en español

    VÁZQUEZ ROMÁN S, MARTÍNEZ ANTÓN A, LLORENTE OTONES L, ROJO CONEJO P, HINOJOSA BERNAL J

    Neurología 2008;23(4): 215-219

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Introducción. Estudio de la clínica de presentación de los tumores cerebrales en niños, sus características histológicas y su localización con el fin de conocer los síntomas más habituales al inicio y en el momento del diagnóstico e intentar disminuir el tiempo hasta éste. Métodos. Estudio retrospectivo, descriptivo. Información recogida de las historias clínicas de 50 pacientes pediátricos intervenidos en nuestro centro de tumor cerebral primario entre 1999 y 2004 analizada con SPSS 11.0. Resultados. En nuestra serie los tumores cerebrales fueron más prevalentes en niños (58%) mayores de 5 años, un 52% era supratentorial y el astrocitoma fue el más frecuente. La mediana de tiempo al diagnóstico fue de 30 días y el 75% se diagnosticaron en los 60 días siguientes a la primera consulta. Encontramos una relación estadísticamente significativa entre el tiempo transcurrido hasta el diagnóstico y la edad. La clínica más frecuente en el diagnóstico era aumento del perímetro craneal y náuseas/vómitos en los menores de 2 años, náuseas/vómitos y cefalea en los niños de 2 a 5 años y cefalea en los mayores de 5 años. En todos los grupos el 83% de las cefaleas se acompañaban de náuseas/ vómitos. Conclusiones. El tiempo medio hasta el diagnóstico en nuestra serie es aceptable comparado con otras. La clínica varía en función de la edad y no es patognomónica de los tumores cerebrales, lo que dificulta el diagnóstico precoz. Para un diagnóstico precoz es importante fijarse en la asociación de síntomas y en la cronología.

    Notas:

     

    Palabras clave: Diagnóstico, Neoplasias encefálicas , Niños

    ID MEDES: 41574



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.