• 1

    Efectos adversos e interacciones de los nuevos antibióticos activos frente a cocos grampositivos

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2008;26(Supl.2): 69-76

    medes_medicina en español

    RAMÓN AZANZA J, GARCÍA-QUETGLAS E, SÁDABA B

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2008;26(Supl.2): 69-76

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: Linezolid, tigeciclina, daptomicina y dalvabancina son nuevos antibacterianos con un perfil peculiar de efectos adversos (EA) y en algunos casos de interacciones. El primero de los citados destaca por la excelente tolerancia en tratamientos de corta duración, mientras que su utilización resulta más problemática cuando la duración se prolonga en el tiempo y parece que las 4 semanas pueden ser la barrera que marque, de algún modo, las diferencias. En cualquier caso, ninguno de los EA más problemáticos (neuritis, alteraciones de la médula ósea y acidosis láctica) parece presentarse bruscamente, por lo que la vigilancia de la presencia de síntomas precoces y/o alteraciones en el hemograma se convierte en relevante en este caso. En referencia a las interacciones, la peculiaridad parece ubicarse en su ligera capacidad de producir cierto efecto IMAO que conlleva un potencial de suma de efectos serotoninérgicos al asociarse con antidepresivos que elevan la actividad de este mismo neurotransmisor. De nuevo la precaución de reducir la dosis del antidepresivo y la de vigilar la presencia de síntomas precoces (digestivos, musculares y neurológicos) se convierte en la estrategia más acertada. Tigeciclina muestra un perfil conocido porque lo comparte en su práctica totalidad con el de las tetraciclinas; las precauciones y las contraindicaciones de éstas se repiten en el caso de tigeciclina que, además, destaca por su potencial para producir náuseas y vómitos. Aparentemente parecen frecuentes, aunque el fármaco se administre cada 12 h. La no asociación de estos efectos con concentraciones plasmáticas altas facilitaría su uso en una dosis única diaria más elevada que la actual, lo que además supondría conseguir concentraciones plasmáticas superiores. Daptomicina también presenta un perfil peculiar: la elevación en sangre de las enzimas musculares y, concretamente, de las cifras de creatincinasa, que parecen relacionarse muy directamente con la acumulación del fármaco en el músculo, por lo que resultan muy poco frecuentes si el intervalo de administración evita la mencionada acumulación. El uso de dosis adecuadas, pero en única administración diaria ajustada si hay disfunción renal, parece que es la solución definitiva de este problema, siempre que se tenga la precaución de vigilar posibles signos de miopatía, especialmente si el paciente está siendo tratado con otros fármacos que puedan producir este mismo problema. Es todavía muy pronto para terminar de definir el perfil real de EA de dalvabancina, ya que la información de los ensayos clínicos es todavía escasa, pero aparentemente se trata de un fármaco con buen perfil de tolerancia.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 41464



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.