• 1

    Resultados del tratamiento con interferón pegilado y ribavirina para la hepatitis crónica por el virus C en la práctica clínica. Experiencia de 5 años

    Gastroenterología y Hepatología 2008;31(5): 274-279

    medes_medicina en español

    VERGARA M, GALLACH M, DALMAU B, GIL M, MIQUEL M, RUDI N, GAVARRO A, CEBOLLERO A, MASIP M, REAL J

    Gastroenterología y Hepatología 2008;31(5): 274-279

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Introducción: Numerosos ensayos clínicos demuestran una alta eficacia en el tratamiento con interferón pegilado y ribavirina; sin embargo, se conoce poco sobre los resultados obtenidos en la práctica clínica. Objetivo: Evaluar en la práctica clínica la respuesta y los factores que influyen en el tratamiento de la hepatitis crónica por el virus C. Material y métodos: Entre agosto de 2001 y diciembre de 2005, se trató a 219 pacientes con interferón pegilado (alfa-2a en dosis fijas o alfa-2b según el peso) y ribavirina. Los pacientes que presentaban un genotipo 1 o 4 recibieron tratamiento con interferón pegilado alfa-2a (180 mg/semana) y ribavirina (1.000 mg/día si < 75 kg o 1.200 mg/día si > 75 kg) o interferón alfa-2b (1,5 mg/kg/semana) y ribavirina (10,6 mg/kg/día) durante 48 semanas. Los pacientes con genotipo 2 y 3 fueron tratados durante 24 semanas con la misma pauta de interferón pegilado alfa-2a o alfa-2b, pero con 800 mg de ribavirina al día repartida en dos dosis. La respuesta viral sostenida (RVS) se ha determinado como la negatividad del ARN del virus de la hepatitis C a los 6 meses después de finalizar el tratamiento. Resultados: Se incluyeron 219 pacientes (un 69% varones, con una edad de 44 ± 10 años). Como antecedentes epidemiológicos, un 22,4% había consumido drogas por vía parenteral y un 22,4% había sido transfundido antes del año 1992. Un 47% de los pacientes con biopsia hepática tenía puentes de fibrosis o cirrosis hepática establecida. Los genotipos se distribuyeron de la siguiente forma: 69,8% genotipo 1; 4,1% genotipo 2; 17,8% genotipo 3; 8,2% genotipo 4. Del total de 219 pacientes, 76 (35%) fueron tratados con interferón pegilado alfa-2a y 143 (65%) con interferón alfa-2b. Según el genotipo, la RVS se obtuvo en un 46% genotipo 1, un 88,9% genotipo 2, un 78,9% genotipo 3 y un 33,3% genotipo 4. El análisis univariado mostró que el genotipo es la única variable que influyó en la RVS. Conclusión: El tratamiento con interferón pegilado y ribavirina en la práctica clínica diaria presenta una RVS similar a la obtenida en los ensayos clínicos. El genotipo viral continúa siendo la principal variable correlacionada con la RVS.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 40769



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.