• 1

    Consulta de alta resolución (CAR) de HTA: experiencia de un año

    Nefrología 2008;28(2): 193-197

    medes_medicina en español

    COVARSÍ A, GONZÁLEZ P, BARRERA A, SUÁREZ MA, GALLEGO S, CASTELLANO I

    Nefrología 2008;28(2): 193-197

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Se entiende como consulta de alta resolución (CAR) el proceso asistencial ambulatorio realizado en una sola jornada, en el que se establece el diagnóstico y tratamiento, después de realizar la pruebas complementarias. Una vez valorado el paciente es dado de alta y enviado nuevamente al médico que lo remitió. En el área sanitaria de Cáceres, con distancias superiores a los 100-120 km y una red viaria comarcal precaria la implantación de la CAR-HTA ha supuesto un importante ahorro de recursos sanitarios y económicos y es percibida por el usuario cómo altamente satisfactoria. Hemos realizado un estudio observacional de un año de nuestra CAR de HTA, en la que han sido valorados 90 pacientes, de los cuales el 74,4% procedían de atención primaria y el 25,6% de especializada. Una vez valorados 61 pacientes fueron dados de alta y derivados a atención primaria y 29 pacientes permanecieron en la consulta de Nefrología, justificado por HTA severa y/o rebelde en 11 casos y por afectación renal en otros 16 casos, dos están pendientes de pruebas. En relación con una consulta clásica en la que los pacientes necesitan 2 ó 3 consultas y 1 ó 2 días más para pruebas complementarias la CAR de HTA, en la que los pacientes son vistos en un solo día, supone un ahorro de 1 ó 2 consultas y 2 ó 4 desplazamientos para consultas y pruebas. En un año de CAR-HTA con 90 pacientes vistos, de los cuales 61 fueron dados de alta ha habido un ahorro de 212 ó 302 consultas y 302 ó 604 desplazamientos en comparación con la consulta clásica y la generación de 100-150 «huecos» para primeras visitas.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 40679



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.