• 1

    Utilización de bloqueantes neuromusculares en el paciente crítico

    Medicina Intensiva 2008;32(Supl.1): 69-76

    medes_medicina en español

    ANGLÉS R, MARTÍNEZ-MELGAR J, SANDIUMENGE A, TORRADO H, DE LA SEMICYUC GD

    Medicina Intensiva 2008;32(Supl.1): 69-76

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: El dolor es un problema en los enfermos críticos. El diagnóstico es sencillo en aquéllos que están conscientes y despiertos ya que se dispone de escalas de fácil aplicación y ampliamente consensuadas. En los que están sedoanalgesiados o relajados el estudio de las respuestas de las constantes fisiológicas al dolor puede ser la mejor forma de monitorización del mismo. En todo caso se debe disponer de un plan de actuación que debe ser conocido por todo el personal sanitario. Se aconseja el uso de analgesia en perfusión de opiáceos, ya que se mantienen más adecuadamente los niveles analgésicos y reduce la cantidad total de fármaco administrado. Los bolos pueden ser utilizados en casos puntuales, en las estrategias secuenciales o añadir fármacos no opiáceos en las multimodales. La vía de administración es importante en nuestros enfermos, ya que debido a los cambios en los volúmenes de distribución y de la función de los órganos evitaremos la administración por vías de dudosa disponibilidad o cuyo tiempo de actuación sea muy prolongado: subcutánea, oral, intramuscular y transcutánea. Los fármacos recomendados en el tratamiento de los pacientes críticos son: la morfina, el fentanilo, el remifentanilo y el tramadol; y entre aquéllos que no son opiáceos destacamos: la ketamina, el metamizol y el paracetamol. Se debe de evitar el uso de los antiinflamatorios no esteroideos, no obstante se podrán usar en ausencia de contraindicaciones, aunque el tiempo de administración deberá ser limitado y se deberán vigilar sus efectos nocivos.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 40397



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.