• 1

    Estrategias de control de la sedación difícil

    Medicina Intensiva 2008;32(Supl.1): 31-37

    medes_medicina en español

    CHAMORRO C, ROMERA M, DE LA SEMICYUC GD

    Medicina Intensiva 2008;32(Supl.1): 31-37

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: Existe una amplia variabilidad intra e inter-individual en los requerimientos de sedantes entre los pacientes críticos ventilados. Aspectos como la heterogeneidad de los pacientes, las frecuentes y variables alteraciones orgánicas, las interacciones entre los fármacos que reciben y los efectos sedantes de los metabolitos que se pueden acumular pueden justificar esta variabilidad. Sin embargo, esta situación no puede, ni debe, justificar el uso de dosis muy elevadas para conseguir los objetivos. Ante la agitación de los pacientes ventilados y en ausencia de una causa médica tratable (como el dolor no controlado), los clínicos responden con un incremento progresivo de la dosis de sedantes administrados. Probablemente la carencia de recomendaciones, en cuanto a la dosis máxima y el límite de los sedantes, ha conducido a la aparición de toxicidad, a veces mortal, con el uso de estos fármacos. Este grupo de trabajo recomienda no superar dosis de 4,5 mg/kg/h de propofol y 0,25 mg/kg/h de midazolam. Necesidades superiores a esta dosis máxima obligaría al cambio de sedante o a la coadministración de un segundo fármaco. Dependiendo de la situación clínica del paciente y del objetivo a corto plazo de la estrategia de sedoanalgesia, la combinación de los dos sedantes o el uso de clonidina, haloperidol o remifentanilo son las alternativas válidas.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 40393



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.