• 1

    Seguimiento de recién nacidos de peso menor o igual a 1.000 g durante los tres primeros años de vida

    Anales de Pediatría 2008;68(4): 320-328

    medes_medicina en español

    JIMÉNEZ MARTÍN A, SERVERA GINARD C, ROCA JAUME A, FRONTERA JUAN G, PÉREZ RODRÍGUEZ J

    Anales de Pediatría 2008;68(4): 320-328

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Introducción Debido a los avances en obstetricia y neonatología nos encontramos actualmente con un aumento importante de recién nacidos prematuros y una mayor supervivencia de éstos. Son niños con mayor riesgo de alteraciones en su desarrollo, por lo que es necesario un seguimiento y una actuación precoces, además de una prevención desde el período neonatal. Material y métodos Se evalúan 116 prematuros de peso menor o igual a 1.000 g que ingresaron en nuestra unidad durante 5 años. Sobrevivieron al período neonatal 75 (64,7 %) y se hizo un seguimiento de su desarrollo durante los primeros 3 años de vida. Resultados En esos 5 años aumentó el 100 % el número de ingresos de recién nacidos de bajo peso extremado y la supervivencia subió el 15 %. La secuela más frecuente fue el retraso ponderal; más de la mitad no seguían una curva normal en sus primeros 2 años de vida (el 58 % el primer año, el 57 % el segundo año y el 40 % el tercer año) aunque tendían progresivamente a la normalidad, salvo aquéllos nacidos con retraso del crecimiento intrauterino, que tuvieron peor pronóstico. En cuanto al desarrollo neurológico, las secuelas motoras fueron las más graves; lo más frecuente fueron mínimas alteraciones en la motricidad que no comprometían la vida normal del niño, pero el 14 % presentaba signos de parálisis cerebral el primer año de vida, el 17,4 % el segundo año y el 19 % el tercer año. Aunque el porcentaje de retinopatía de la prematuridad en nuestro grupo fue alto (74 %), las secuelas oftalmológicas fueron escasas (el 3,2 % el primer año, el 3,9 el segundo año y el 2,4 % el tercer año), así como las auditivas (sordera, 2,0 %). El desarrollo del lenguaje y el psicomotor fue normal en la mayoría de los niños y los que presentaron algún retraso fue leve o moderado. Conclusiones Nos encontramos ante un aumento importante de la incidencia y supervivencia de recién nacidos de bajo peso extremo, con mayor riesgo de presentar secuelas en su desarrollo. La más frecuente es el retraso en la curva ponderal y la más grave, la parálisis cerebral; las alteraciones oftalmológicas y auditivas graves son poco frecuentes y el desarrollo psicomotor y del lenguaje es normal en la mayoría de estos niños.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 40121



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.