• 1

    Hábito de fumar y piel

    Actas Dermo-Sifiliográficas 2008;99(3): 173-184

    medes_medicina en español

    JUST-SAROBÉ M

    Actas Dermo-Sifiliográficas 2008;99(3): 173-184

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: El hábito de fumar constituye la principal causa evitable de enfermedad y muerte en el mundo occidental. Su consumo se relaciona directamente con enfermedades cardiovasculares, bronquitis crónica y numerosos procesos neoplásicos. El tabaco ejerce asimismo múltiples y diversos efectos sobre la piel, la mayor parte de ellos nocivos. En este sentido, el hábito de fumar se halla estrechamente relacionado con numerosas enfermedades dermatológicas como la psoriasis, la pustulosis palmoplantar, la hidrosadenitis supurativa, el lupus eritematoso sistémico y discoide, así como con procesos neoplásicos del labio, de la cavidad oral y de la región anogenital, entre otros. Existe una relación controvertida con el melanoma, el carcinoma escamoso de la piel, el carcinoma basocelular y el acné. Por otra parte, este hábito parece que ejercería un efecto protector frente al desarrollo de las aftas orales, de la rosácea, del herpes simple labial, del pénfigo vulgar y de la dermatitis herpetiforme. Aparte de la influencia que el hábito de fumar ejerce sobre las enfermedades dermatológicas, el consumo de tabaco es también responsable directo de distintas dermatosis como la estomatitis nicotínica, la lengua negra vellosa, la enfermedad periodontal, así como de algunos tipos de urticaria y de dermatitis de contacto. Además, no hay que olvidar la repercusión cosmética de este hábito, que conlleva una pigmentación amarilla de los dedos y de las uñas, una alteración del color normal de los dientes, una disminución del gusto y del olfato, halitosis e hipersalivación y un desarrollo precoz de arrugas faciales.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 39673



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.