• 1

    Signos neurológicos blandos: ¿tienen alguna utilidad en la evaluación y diagnóstico del trastorno por déficit de atención/hiperactividad?

    Revista de Neurología 2008;46(Supl 1): 50-54

    medes_medicina en español

    CARDO E, CASANOVAS S, DE LA BANDA G, SERVERA M

    Revista de Neurología 2008;46(Supl 1): 50-54

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: Introducción. La asociación entre dificultades en las habilidades motoras, la coordinación visuomanual y el comportamiento sobreactivo fue descrita mucho antes de que se estableciera como categoría diagnóstica el trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH). Estas alteraciones se han intentado agrupar bajo diferentes terminologías, siendo una de ellas los signos neurológicos blandos (SNB). Tradicionalmente se ha prestado más atención a los llamados SNB entre la comunidad científica europea que en la americana. En la actualidad, muchos neuropediatras y pediatras del desarrollo continúan considerando que estos déficit, junto con la inatención y la hiperactividad, forman parte de un mismo trastorno. Desarrollo. En este artículo se intenta realizar una revisión neurobiológica del movimiento, de la posible relación entre las alteraciones motoras y los procesos cognitivos desde diferentes perspectivas: neuroanatómica, hallazgos en diferentes test de exploración clínica y modelos experimentales neuropsicológicos. Conclusión. La mayoría de los artículos revisados concluyen que la prevalencia de los SNB es muy superior en los niños con TDAH respecto a los controles, por lo que se recomienda su inclusión en los protocolos de evaluación y diagnóstico de estos trastornos, no sólo para mejorar la sensibilidad y especificidad en el diagnóstico, sino también para poder evaluar cuáles son las necesidades reales de los pacientes con TDAH.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 39486



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.