• 1

    Zonisamida en el temblor esencial refractario

    Revista de Neurología 2008;46(3): 139-142

    medes_medicina en español

    BERMEJO PE, RUIZ HUETE C, DORADO R, ANCIONES B

    Revista de Neurología 2008;46(3): 139-142

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Introducción. El temblor esencial es uno de los trastornos del movimiento más frecuentes, que se caracteriza por temblor postural y de acción, y que puede afectar a distintas regiones del cuerpo. Entre los tratamientos actualmente utilizados se incluyen el propranolol y la primidona. Sin embargo, estos dos fármacos han demostrado una utilidad limitada y marcados efectos secundarios. Además, están contraindicados en pacientes con insuficiencia cardíaca y algunos problemas pulmonares. Los nuevos fármacos antiepilépticos se están revelando como una posibilidad en el tratamiento de esta enfermedad. Objetivo. Evaluar la eficacia y la tolerabilidad de la zonisamida en el tratamiento del temblor esencial. Pacientes y métodos. Se evalúan trece pacientes con temblor esencial refractarios a una media de 2,8 tratamientos de un modo retrospectivo. Se recogieron y evaluaron la edad, el sexo, la dosis de zonisamida, los efectos secundarios, la duración y la respuesta al tratamiento. La dosis media utilizada fue de 215 mg/día, y la duración media de seguimiento, de 121 días. Resultados. Nueve de los 13 pacientes experimentaron una buena respuesta clínica, entendida como una menor limitación para llevar a cabo sus actividades diarias y/o una mejoría objetiva en la exploración física. Los efectos secundarios fueron leves y ningún paciente abandonó el estudio por este motivo. Conclusiones. Los datos obtenidos sugieren que la zonisamida es eficaz y bien tolerada en el tratamiento del temblor esencial. Son necesarios estudios controlados con placebo y con mayor número de pacientes para confirmar estos resultados.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 39441



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.