• 1

    Citrato de fentanilo oral transmucoso y dolor de espalda bajo (lumbalgia)

    Dolor. Investigación Clínica & Terapéutica 2008;23(1): 55-63

    medes_medicina en español

    PÉREZ CAJARAVILLE JJ, ORTIZ GÓMEZ JR, ABEJÓN GONZÁLEZ D

    Dolor. Investigación Clínica & Terapéutica 2008;23(1): 55-63

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: El dolor de espalda bajo (lumbalgia) puede estar originado por varias etiologías y cursar con una intensidad variable. Generalmente, es una manifestación de alteraciones de la columna lumbar, espacio lumbosacro o de la región sacroilíaca. La lumbalgia se puede clasificar de diversas formas. Una de ellas es atendiendo la estructura anatómica afectada: lumbalgia por alteración de las estructuras vertebrales, lumbalgia por alteraciones de la estática y lumbalgia por alteraciones no vertebrales1 (Tabla 1). La lumbalgia por lesiones traumáticas, inflamatorias, degenerativas, metabólicas y neoplásicas tiene su origen en los tejidos blandos que rodean la columna. Estos son: músculos, ligamentos, tendones o cambios patológicos en el disco intervertebral. Es un síndrome doloroso muy frecuente en la población general, y en ocasiones es tan intenso que llega a ser incapacitante, llegando a necesitar analgesia de base junto a una potente analgesia de rescate para los paroxismos dolorosos que caracterizan a veces a las lumbalgias. Estas crisis sobreañadidas de dolor están precipitadas, en ocasiones, por una acción voluntaria, como puede ser un movimiento o la carga de un peso, y se denominan dolor «incidental» o «irruptivo». Estas crisis representan a menudo un fenómeno clínico desafiante, que dificulta la eficacia terapéutica de los pacientes con lumbalgia. Los pasos a seguir son: valoración clínica del dolor, tratamiento de la etiología subyacente, ajuste de la dosis basal del analgésico pautado de forma regular y, por último, pautar un analgésico específico dirigido directamente al tratamiento del dolor incidental. A los fármacos seleccionados para este objetivo, denominados «fármacos de rescate», se les exige que cumplan unos requisitos «ideales» para el tratamiento de las crisis sobreañadidas de dolor, como son: rápido inicio de acción, duración del efecto tan largo como la duración típica de los episodios dolorosos, no poseer metabolitos activos de larga duración, formulación no invasiva y una elevada biodisponibilidad y bajo coste2. Los más usados hoy día son los agonistas ¼-opioides puros, de semivida relativamente breve, ya que son los fármacos que más se aproximan a cumplir las características que debe tener el fármaco «ideal»3. En el presente artículo se analizan los estudios concernientes a las características del citrato de fentanilo oral transmucoso (CFOT) y su empleo en el tratamiento del dolor irruptivo en general y en la lumbalgia en particular.

    Notas: EVIDENCIA vs EXPERIENCIA

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 39391



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.