• 1

    ¿Cómo podemos mejorar el registro de mortalidad en la atención primaria?

    Atención Primaria 2002;29(8): 469-473

    QUESADA SABATÉ M, FONT ROURA P, LÓPEZ ARPÍ C, MASET VIADER C, POPESCU D, GRUPO DE TRABAJO SOBRE MORTALIDAD DE GIRONA

    Atención Primaria 2002;29(8): 469-473

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Objetivo. Estimar si la implantación sistemática de una hoja de epicrisis para las defunciones mejora la calidad del registro de mortalidad en un centro de atención primaria (CAP). Diseño. Estudio antes-después. Emplazamiento. Urbano. Población: 31.000 habitantes. Pacientes u otros participantes. Todas las defunciones registradas en el CAP antes de 1996 (n = 396) y en el período comprendido entre enero de 1999 y agosto de 2000 (n = 160). Mediciones y resultados principales. El número de defunciones que constan en el CAP suponen un 32,5% respecto a los datos oficiales obtenidos del registro municipal para la evaluación de 1996 y un 51,5% para la evaluación de 2000. En el año 2000 las hojas de epicrisis constaban en un 76,8% (IC del 95%, 65,0-88,6%) de todas las defunciones. Comparando con la evaluación del año 1996 no constaba el lugar de la defunción en un 65,5% (IC del 95%, 59,0-71,8%) de los casos respecto al 22,5% (IC del 95%, 19-26%) de 2000. El porcentaje de causas de muerte indefinidas pasa del 37% (IC del 95%, 33,4-40,6%) en 1996 a un 30,5% (IC del 95%, 25,8-35,2%) en 2000. El porcentaje de registro de la causa de muerte pasa del 64% (IC del 95%, 57,8-70,4%) en 1996 al 73% (IC del 95%, 61,8-84,4%) en 2000. Conclusiones. Infrarregistro de mortalidad en el CAP en relación con los datos oficiales. La implantación de una hoja de epicrisis para las defunciones mejora la calidad del registro de mortalidad del centro.

    Notas:

     

    Palabras clave: Atención Primaria de salud, Demografía, Registros de mortalidad

    ID MEDES: 3931



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.