• 1

    Influencia de la temperatura en la ingesta de pacientes hospitalizados.

    Nutrición Hospitalaria 2008;23(1): 54-59

    medes_medicina en español

    GONZÁLEZ MOLERO I, OLVEIRA FUSTER G, LIÉBANA MI, OLIVA L, LAÍNEZ LÓPEZ M, MUÑOZ AGUILAR A

    Nutrición Hospitalaria 2008;23(1): 54-59

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Antecedentes y Objetivos: La prevalencia de desnutrición en los pacientes hospitalizados es muy elevada y se ha demostrado que constituye un factor pronóstico importante. La mayoría de los pacientes ingresados dependen de la comida hospitalaria para cubrir sus requerimientos nutricionales siendo importante el análisis de los factores que influyen en la ingesta y que se puedan modificar, para conseguir mejorarla y así evitar las consecuencias derivadas de una nutrición inadecuada. En anteriores trabajos se ha demostrado que una de las características de la comida peor valorada por los pacientes es la temperatura. El objetivote este trabajo fue evaluar la influencia de la temperatura en la satisfacción y cantidad ingerida en función de que se sirviese o no en carros isotérmicos que mantiene una temperatura adecuada de la comida. Material y métodos: Se realizaron encuestas de satisfacción a pacientes del hospital con y sin carros isotérmicos con dietas basales. Se recogieron los siguientes datos: sexo, edad , peso, número de visitas, movilidad, autonomía, cantidad de medicación por vía oral, ingestión de alimentos traídos de fuera del hospital, calificación de la temperatura, presentación y humedad, cantidad de comida ingerida y motivos por los que no se ingirió el contenido del carro isotérmico. Resultados: De las 363 encuestas, 134 de ellas (37,96%) se realizaron en pacientes con bandeja isotérmica y 229 (62,04%) en pacientes sin ella. El 60% de los pacientes referían haber comido menos de los normal en la última semana siendo la causa más frecuente la disminución de apetito. En el almuerzo y la cena comieron la mitad o menos del contenido de la bandeja el 69,3% y 67,7% respectivamente, siendo las causas más frecuentes las siguientes: la falta de apetito (42% en almuerzo y 40% cena), no gustarles la comida (24,3% y 26,2%) y el sabor (15,3% y 16,8%). Otras causas menos frecuentes fueron el olor, la cantidad de comida, presentar náuseas o vómitos, cansancio y falta de autonomía. No hubo diferencias significativas en la cantidad de ingesta en función del sexo, peso, número de visitas, cantidad de medicación y grado de actividad. La temperatura de la comida fue clasificada como buena por el 62% de los pacientes, la presentación por el 95% y la humedad por el 85%. Al comparar a los pacientes con y sin carro isotérmico, no hubo diferencias en las características basales analizadas que pudiesen influir en la cantidad ingerida. Calificaron la temperatura como buena un 90% de los pacientes con carro isotérmico y un 57,2% sistema tradicional, siendo esta diferencia estadísticamente significativa (P= 0,000). Además hubo diferencias en la cantidad de comida ingerida entre los pacientes con y sin carro isotérmico, de modo que se lo comieron todo un 41% frente al 27,7% respectivamente siendo esta diferencia estadísticamente significativa (P=0,007). No hubo diferencias en la calificación de humedad y presentación. Conclusiones: La mayoría de los pacientes (60

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 39195



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.