• 1

    ¿Debe realizarse una tomografía computarizada torácica a los niños con infección tuberculosa sin enfermedad aparente?

    Anales de Pediatría 2007;67(6): 585-593

    medes_medicina en español

    GÓMEZ PASTRANA D, CARCELLER-BLANCHARD A

    Anales de Pediatría 2007;67(6): 585-593

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Antecedentes En la infancia, la infección y la enfermedad tuberculosa forman parte de una acción continua. Cuando se hace la evaluación diagnóstica de un niño con sospecha de tuberculosis, la distinción entre infección o enfermedad recae con frecuencia en la interpretación de la radiografía de tórax. Algunos estudios han puesto de manifiesto mediante tomografía computarizada (TC) la presencia de adenopatías hiliares y mediastínicas en niños con infección tuberculosa sin aparente enfermedad, es decir, asintomáticos, con tuberculina positiva y con radiografía de tórax normal. Estos hallazgos abren el debate de si es necesario realizar TC torácica a niños con infección tuberculosa sin enfermedad aparente y si hay que administrar un tratamiento distinto según su resultado. Métodos Se analiza la fisiopatología de la infección y la enfermedad tuberculosa, su diagnóstico y tratamiento y la bibliografía existente sobre la utilización de la TC en la tuberculosis infantil. Resultados Las modernas TC helicoidales visualizan ganglios linfáticos hiliares y mediastínicos en muchos de los niños con infección tuberculosa sin aparente enfermedad. Sin embargo, ni por el tamaño ni por la morfología de estas adenopatías se puede afirmar que se correspondan con enfermedad activa. La historia natural de la tuberculosis indica que la mayoría de los niños presentan adenopatías hiliares tras la infección inicial y que la evolución a enfermedad es infrecuente y se caracteriza por la presencia de síntomas clínicos. La excepción la presentan los niños menores de 4 años y los niños con alteraciones de la inmunidad, en los que la infección progresa con mayor frecuencia a enfermedad y en los que habrá que hacer un estrecho seguimiento. Además, la experiencia acumulada durante muchos años en el tratamiento de la infección tuberculosa con isoniacida ha demostrado su eficacia a corto y a largo plazo en la prevención de la enfermedad activa. Los consensos oficiales y la opinión de expertos no recomiendan la realización de TC en estos niños ni adecuar el tratamiento a sus resultados. Conclusiones Con frecuencia se encuentran ganglios en zonas hiliares y mediastínicas al realizar una TC en niños con infección tuberculosa sin enfermedad aparente. Sin embargo, no existen evidencias de que estos hallazgos se correspondan con enfermedad activa ni de que haya que tratarlos como tal. Mientras no se demuestre lo contrario, a los niños con infección tuberculosa no es necesario realizarles una TC torácica y se les debe administrar el tratamiento actualmente recomendado.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 38575



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.