• 1

    Infección en el trasplante de pulmón

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2007;25(10): 639-650

    medes_medicina en español

    GAVALDÀ J, ROMÁN A

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2007;25(10): 639-650

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Actualmente, el trasplante de pulmón se considera un tratamiento válido para un buen número de pacientes con insuficiencia respiratoria grave. De todas formas, las complicaciones son muy frecuentes y pueden llevar a fracaso del injerto a medio y largo plazo y menor supervivencia. De acuerdo con el registro de la International Society for Heart and Lung Transplantation, las tasas de supervivencia al primer, segundo y quinto año fueron, en 2006, del 74, 65 y 47%, respectivamente. El principal obstáculo para el éxito a largo plazo del trasplante de pulmón es el rechazo crónico, caracterizado histológicamente como bronquiolitis obliterante, que acontece en cerca de dos terceras partes de los pacientes. Uno de los factores más importantes para el desarrollo de bronquiolitis obliterante, además del número de rechazos agudos, es la infección y la enfermedad por citomegalovirus (CMV). Recientemente, se ha destacado el papel de la infección por diferentes virus respiratorios como factores de riesgo para el desarrollo de rechazo crónico en receptores de un trasplante de pulmón. Las complicaciones infecciosas son una causa frecuente de morbimortalidad en este tipo de pacientes, y la causa de muerte de cerca de la mitad de ellos. La infección bacteriana es la complicación más frecuente de un receptor de un trasplante de pulmón. Del total, el 35-66% son bacterianas y el 50-85% de los pacientes presentan como mínimo un episodio de infección bacteriana. La segunda causa más frecuente de infección, después de la bacteriana, es la infección por CMV. A pesar de utilizar diferentes estrategias de prevención, la incidencia sigue siendo elevada, y se sitúa alrededor del 7% el primer año postrasplante. Es el único tipo de trasplante de órgano sólido en el cual la etiología más frecuente de la infección fúngica es Aspergillus spp., a diferencia del resto, en que típicamente se deben a Candida spp. La incidencia de aspergilosis invasora se cifra en alrededor del 4%.

    Notas: Formación médica continuada

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 38558



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.