• 1

    Agonistas adrenérgicos β2 y corticoides

    Archivos de Bronconeumología 2007;43(Supl.4): 11-17

    medes_medicina en español

    DE LUCAS RAMOS P, FERREIRO A, RODRÍGUEZ GONZÁLEZ-MORO JM

    Archivos de Bronconeumología 2007;43(Supl.4): 11-17

    Tipo artículo:

    Resumen del Autor: La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se caracteriza por la presencia de obstrucción poco reversible al flujo aéreo, que aparece como consecuencia de una reacción inflamatoria anómala ante la exposición a agentes nocivos, habitualmente el humo de tabaco. No es sorprendente que su tratamiento farmacológico, por tanto, se base en el empleo de fármacos broncodilatadores y antiinflamatorios, es decir, corticoides inhalados. Dentro de los fármacos broncodilatadores, los agonistas β2 actúan a través de la relajación de la fibra muscular lisa, pero también se ha descrito un mecanismo antiinflamatorio adicional. Aunque su utilización no impida la progresión de la enfermedad, sí determina una mejoría en las pruebas de función pulmonar, así como una disminución de los síntomas. Estos resultados son más patentes con el uso de los agonistas β2 de acción prolongada, que también se asocian a una reducción de las exacerbaciones y a un incremento de la tolerancia al ejercicio, de manera que, a fecha de hoy, los adrenérgicos β2 de acción corta se recomiendan en pacientes con enfermedad leve, poco sintomáticos, mientras que en los que requieren tratamiento de forma regular es aconsejable el uso de adrenérgicos β2 de acción prolongada. En cuanto a los corticoides inhalados, su mayor eficacia se observa en pacientes con enfermedad grave, en los cuales su uso consigue mejorar la calidad de vida y reducir el número de exacerbaciones, estando por tanto recomendado en este grupo de pacientes, aunque no como terapia única sino asociados a un broncodilatador de acción prolongada.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 38120



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.