• 1

    Infecciones en el trasplante cardíaco

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2007;25(9): 587-598

    medes_medicina en español

    GURGUÍ M, MUÑOZ P

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2007;25(9): 587-598

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: <FONT FACE="Univers 65 Bold" SIZE=2>El trasplante cardíaco es ya una alternativa terapéutica habitual para numerosos pacientes con cardiopatías graves. Las complicaciones infecciosas agudas han dejado hace tiempo de ser una causa frecuente de mortalidad, aunque persiste, sin embargo, el reto de infecciones tardías, sobre todo virales, que amenazan la supervivencia a largo plazo del injerto. <FONT FACE="Univers 65 Bold" SIZE=2>Las infecciones más comunes son las bacterianas, sobre todo las del tracto respiratorio, que suelen aparecer en el primer mes postrasplante o después del año, en pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) previa. Son también frecuentes las infecciones de catéter, y mucho menos, las mediastinitis posquirúrgicas. <FONT FACE="Univers 65 Bold" SIZE=2>La incidencia de micosis ha descendido de forma significativa (2-15%), aunque su mortalidad continúa siendo muy elevada. La más frecuente es la aspergilosis pulmonar. <FONT FACE="Univers 65 Bold" SIZE=2>Citomegalovirus es el microorganismo más frecuente en el trasplante cardíaco, y puede afectar al 7-35% de los pacientes en la actualidad. Aunque ya es una causa excepcional de enfermedad aguda gracias a los programas de profilaxis y de tratamiento anticipado, preocupa su potencial papel como cofactor en la vasculopatía crónica del injerto, causa fundamental de muerte en estos pacientes. <FONT FACE="Univers 65 Bold" SIZE=2>La toxoplasmosis, especialmente temible entre los trasplantados cardíacos, se ha controlado en la actualidad con la profilaxis administrada a los receptores negativos.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 36768



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.