• 1

    Repercusiones del tratamiento con amiodarona sobre la función tiroidea y su manejo actual

    Endocrinología y Nutrición 2007;54(7): 354-370

    medes_medicina en español

    IGLESIAS P

    Endocrinología y Nutrición 2007;54(7): 354-370

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: La amiodarona es un fármaco rico en yodo utilizado como agente antiarrítmico, que puede causar disfunción tiroidea. Sus efectos en la función tiroidea pueden deberse a una acción directa del fármaco y/o del propio yodo. La amiodarona influye sobre la fisiología tiroidea en diferentes áreas: hipofisaria, tiroidea y periférica. Como consecuencia puede causar distintos cambios en las concentraciones séricas de las hormonas tiroideas. Estas modificaciones dependen de varios factores, como dosis y vía de administración del fármaco, duración del tratamiento, enfermedad tiroidea subyacente y aporte habitual de yodo. Aunque la amiodarona puede producir tanto hipotiroidismo como hipertiroidismo, la mayoría de los pacientes permanecen clínicamente eutiroideos. La prevalencia del hipotiroidismo inducido por amiodarona oscila entre el 1-25%. Su aparición no implica la retirada de la amiodarona y, como en otras formas de hipotiroidismo, el tratamiento de elección es la levotiroxina. La prevalencia de la tirotoxicosis inducida por amiodarona (TIA) es del 1-23%. Se han identificado 2 formas clínicas de TIA con implicaciones pronósticas y terapéuticas: la TIA tipo 1 (tirotoxicosis inducida por yodo) y la TIA tipo 2 (tiroiditis destructiva farmacológica). La supresión de la tirotropina (TSH), junto con un aumento de la triyodotironina (T3) y de la tiroxina (T4) libre, y los síntomas de hipertiroidismo son criterios diagnósticos de TIA. La eco-Doppler color de flujo tiroideo es la prueba de elección para establecer el diagnóstico diferencial entre ambos subtipos de TIA. En los casos de TIA, la amiodarona se debería retirar siempre que fuera posible, como en el caso del control de arritmias que no comprometen la vida del paciente. La TIA tipo 1 se controla con tionamidas solas o asociadas a perclorato potásico. La TIA tipo 2 suele responder a esteroides. En las formas mixtas se recomienda la triple terapia con tionamidas, esteroides y perclorato potásico. La tiroidectomía es una buena alternativa terapéutica en los casos de TIA resistente al tratamiento médico.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 35742



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.