• 1

    Reconocimiento de las distintas modalidades de hemodiálisis

    Nefrología 2006;26(Supl 8): 22-33

    ALCÁZAR R, MADUELL F, MARTÍ A

    Nefrología 2006;26(Supl 8): 22-33

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: La hemodiálisis ha evolucionado en las últimas décadas, de forma paralela a los avances tecnológicos, pacientes mayores y con más patología comórbida se han incorporado a los programas de hemodiálisis. Con el fin de conseguir una diálisis adecuada, se han diseñado diversos tipos de membranas, con mayor capacidad de transporte difusivo y convectivo, mayor biocompatibilidad, técnicas convectivas de diálisis que aprovechan con mayor eficiencia estas propiedades de las nuevas membranas y modalidades de hemodiálisis que implican una mayor frecuencia de los procedimientos. 1. MODALIDADES DE HEMODIÁLISIS 1.1. La Sociedad Española de Nefrología reconoce las siguientes modalidades de hemodiálisis. a) En función de las características del dializador, Flujo de Sangre y tipo de Transporte de solutos. - HEMODIÁLISIS DE BAJO FLUJO (HD Convencional): El dializador utilizado es de baja permeabilidad hidráulica y el tamaño de los poros es pequeño. Se utiliza el bicarbonato como tampón. La depuración se realiza mediante mecanismo difusivo. Podemos diferenciar entre baja eficacia (dializadores de baja eficiencia, KoA < 500 ml/min, Kuf < 10 ml/h/mmHg, flujo de sangre entre 200 y 300 ml/min y flujo de líquido de diálisis de 500 ml/min) y alta eficacia (dializadores de alta eficiencia, KoA > 600 ml/min, Kuf 10-20 ml/h/mmHg, flujos de sangre entre 300 y 500 ml/min y flujo del líquido de diálisis entre 500-1.000 ml/min. - HEMODIÁLISIS DE ALTO FLUJO: El dializador utilizado es de alta permeabilidad hidráulica y el tamaño de los poros es mayor. Esta técnica pretende mejorar la calidad de diálisis. Se utilizan membranas de alta biocompatibilidad y alto flujo (Kuf > 20 ml/h/mm Hg, normalmente superiores a 40). Para alcanzar la máxima eficiencia de los mismos, se recomienda flujos de sangre y de líquido de diálisis elevados. - HEMODIAFILTRACIÓN (HDF): Utilizan con gran eficiencia el transporte difusivo y el convectivo. Se usan dializadores de alto flujo, membranas de alta biocompatibilidad, y es recomendable un líquido de diálisis muy puro. Se emplea una tasa de ultrafiltración elevada (4-30 litros/sesión), debiendo reponerse el líquido ultrafiltrado con un líquido de sustitución bien pre-dilucional o post-dilucional. Depura de forma muy eficiente las pequeñas y medianas moléculas, sin que exista retrofiltración. Se deberían diferenciar entre las técnicas con volumen de reinfusión bajo (inferior a 15 litros) de las técnicas de hemodiafiltración con elevados volúmenes de reinfusión (superior a 15 litros). HDF con un volumen de reinfusión inferior a 15 litros: - Biofiltración o Hemodiafiltración convencional: La reposición se realiza con un volumen inferior a 2 litros/hora. - Biofiltración sin acetato (AFB): El líquido de diálisis no tiene solución tampón. La reposición se realiza con una solución de bicarbonato entre 6 y 12 litros.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 35658



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.