• 1

    Inicio de la diálisis peritoneal. Indicaciones y contraindicaciones de la diálisis peritoneal. Tipos de diálisis peritoneal

    Nefrología 2006;26(Supl 4): 8-25

    MOLINA A, MONTENEGRO J, REMÓN-RODRÍGUEZ C

    Nefrología 2006;26(Supl 4): 8-25

    Tipo artículo: Número monográfico

    Resumen del Autor: INICIO DE LA DP 1. El tratamiento sustitutivo de la función renal se basa en tres apartados: el TR, la DP y la HD. Estas terapias no deben competir entre sí, sino complementarse (Evidencia B). 2. El momento de iniciar la diálisis es objeto de debate (Evidencia B). 3. La diálisis incremental debería ser la forma habitual de iniciar la diálisis peritoneal (Evidencia C). 4. Por imperativo legal hay que cumplir el consentimiento informado antes de iniciar la terapia con DP. 5. La tabla I (formato extenso) intenta ayudar al médico en su decisión de empezar la terapia de sustitución renal con diálisis. INDICACIONES Y CONTRAINDICACIONES DE LA DP 1. En la práctica, es habitual la ausencia de factores médicos que, de manera categórica, indiquen o contraindiquen la DP (Evidencia B). 2. Son los factores no médicos los más influyentes en la elección de la técnica dialítica: actitudes y recomendaciones del nefrólogo y de la enfermera, la opinión de otros enfermos, determinados aspectos psicológicos, costumbres sociales, la derivación temprana o tardía al nefrólogo, la información y educación recibida en las consultas de pre-diálisis, y la preferencia del propio paciente. La información objetiva, reglada, comprensible y pormenorizada sobre los diferentes tipos de tratamiento (características generales, mecánica de funcionamiento, ventajas y desventajas genéricas y personalizadas al enfermo) constituye un requisito inexcusable antes de indicar cualquier modalidad de diálisis. La elección informada y razonada por parte del paciente debe ser el elemento fundamental de decisión. Cuando se hace así, la mayoría de los pacientes escogerían DP frente a HD en Centro (Evidencia B). 3. La DP estaría indicada en todos los casos con enfermedad renal crónica, estadio 5, excepto en los que hubiera una clara contraindicación para la misma, generalmente derivada de un peritoneo inservible o de una concreta situación psicosocial del paciente, o cuando el enfermo se negara a este tipo de terapia (Evidencia C). 4. Globalmente, no hay diferencias entre la DP y la HD en lo que se refiere a supervivencia (Evidencia B). La DP es, incluso, mejor en los 2-3 primeros años de terapia; sin embargo, tras este período, la supervivencia es mejor en HD, sobre todo en pacientes mayores de 60 años y diabéticos (Evidencia B). 5. La mejor supervivencia se ha visto en pacientes que siguieron un tratamiento integral, es decir que cambiaron de técnica terapéutica (DP, HD) según sus necesidades (Evidencia B). 6. Al incrementarse el número de pacientes en DP en un Centro, desciende la mortalidad y el fracaso de la técnica (Evidencia B). 7. La supervivencia puede ser mejor con HD que con DP en pacientes incidentes que padecen insuficiencia cardíaca (Evidencia B). 8. La DP se asocia con peor supervivencia entre pacientes con enfermedad coronaria (Evidencia B). 9. Inicialmente, la calidad de vida no se ve perjudicada en DP con respecto a la HD

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 35612



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.