• 1

    Técnicas Continuas de Depuración Extracorpórea (TCDE). Dosificación y modalidades de las TCDE

    Nefrología 2007;27(Supl 3): 143-153

    medes_medicina en español

    SÁNCHEZ-IZQUIERDO JA

    Nefrología 2007;27(Supl 3): 143-153

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Las técnicas continuas de depuración extracorpórea (TCDE) han ocupado en los últimos años un puesto importante en la depuración renal en las unidades de cuidados intensivos (UCIs). En el estudio que realizó el grupo de trabajo de cuidados intensivos nefrológicos de la SEMICYUC en que participaron 41 servicios de medicina intensiva del país, el 38% de los FRA recibieron tratamientos de depuración extracorpórea. De éstos el 84% fueron TCDE. Además de su utilidad en el contexto del fracaso renal agudo, ya en la década de los 80, varios autores comienzan a detectar efectos beneficiosos de las TCDE que superan a los de ser una buena técnica de depuración renal en pacientes críticos. Algunos datos sugieren que las TCDE pueden influir favorablemente en el curso clínico y, posiblemente, en la evolución de este tipo de pacientes, incluso en ausencia de fracaso renal. Este beneficio potencial adicional se relaciona habitualmente con el aclaramiento de sustancias circulantes de peso molecular medio-alto (0,5-50 KD) como los mediadores de inflamación (citocinas, eicosanoides, anafilotoxinas, etc.) involucrados en la patogénesis del distrés respiratorio del adulto (SDRA) y el síndrome de disfunción multiorgánica (SDMO). El incremento en el uso de las técnicas continuas hizo que una gran variedad de personal médico y de enfermería las usara, generando una gran variedad de términos nuevos en este contexto. A veces la terminología era confusa, coincidiendo muchas veces variantes similares con denominaciones diferentes. Como resultado de todo este proceso y de las diferentes modalidades y terminología utilizada para definirlas, se hacía necesaria una unificación de términos y definiciones en el campo de las TCDE, concretándose ésta en una Conferencia Internacional sobre técnicas continuas de reemplazo renal (TCRR) en 1995, en San Diego donde se alcanzó un consenso en las definiciones, abreviaturas y nomenclaturas a utilizar. En primer lugar, se definieron las técnicas continuas como aquellas utilizadas 24 horas al día y 7 días a la semana. Las principales variantes técnicas definidas en este consenso y en otro generado en el año 2000 fueron: HEMOFILTRACIÓN CONTINUA (HFC). El fundamento de esta técnica consiste en hacer pasar un flujo de sangre a través de un filtro de alta permeabilidad hidráulica y biocompatibilidad, consiguiendo una depuración convectiva. El gradiente de presión necesario para mover la sangre a través del circuito extracorpóreo se consigue con una bomba peristáltica o utilizando una arteria del paciente. El volumen de ultrafiltración generado excede las necesidades de pérdida de fluidos del paciente, por lo que necesitamos realizar reposición (pre o postfiltro) ajustándose a las necesidades de balance que queramos conseguir en cada momento. Los flujos utilizados en esta técnica oscilan entre los 100-200 ml/min de sangre y los 15-35 ml/min de ultrafiltrado. ULTRAFILTRACIÓN LENTA CONTINUA (UFLC-SCUF).

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 35388



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.