• 1

    Algunas reflexiones sobre la patofisiología de los movimientos anormales

    Revista de Neurología 2006;43(Supl 1): 157-159

    GARCÍA-RUIZ AJ, GARCÍA-TORRES A, CARNAL-MARTÍN JP, CABO-LÓPEZ I, GARCÍA-BERMEJO P, LOARTE MV

    Revista de Neurología 2006;43(Supl 1): 157-159

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Introducción. El campo de los movimientos anormales es un área en continua expansión dentro de la Neurología, y existe en la actualidad tratamiento, al menos sintomático, para multitud de ellos. Sin embargo, no está claro el mecanismo exacto de funcionamiento de las estructuras neurológicas implicadas en el movimiento. Desarrollo. Parece cierto que los ganglios basales desempeñan un papel importante, fundamentalmente en los movimientos pseudoautomáticos, pero debido a que están interconectados con muchas otras estructuras es difícil conocer con precisión su función individual. Hay teorías basadas únicamente en datos anatómicos, que no son suficientes para explicar todo. La teoría de la existencia de circuitos neuronales parece explicar una parte más amplia del movimiento, aunque tampoco es completa. Otra teoría de los trastornos del movimiento es aquella basada en la neuroquímica, según la cual el desequilibrio entre algunos neurotransmisores produciría la enfermedad; pero esta teoría tampoco permite explicar por completo toda la patología relacionada con el movimiento. Por otra parte, algunas observaciones clínicas y el uso de modelos animales han permitido elaborar hipótesis fisiopatológicas de la generación de algunos movimientos anormales. Conclusión. Todas estas aproximaciones han hecho posible encontrar algunos tratamientos sintomáticos para determinadas enfermedades, pero todavía el conocimiento fisiopatológico está lejos de ser completo y, por tanto, la capacidad terapéutica tiene grandes posibilidades de seguir mejorando.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 35272



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.