• 1

    Gastroprotección en pacientes con riesgo cardiovascular

    Dolor. Investigación Clínica & Terapéutica 2007;22(3): 157-168

    medes_medicina en español

    BAJADOR ANDREU E

    Dolor. Investigación Clínica & Terapéutica 2007;22(3): 157-168

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: La enfermedad cardiovascular requiere la adopción de medidas terapéuticas dirigidas a disminuir el riesgo de trombosis sanguínea, bien a través de la disminución de la agregación plaquetaria o bien inhibiendo los mecanismos de coagulación sanguínea. Este tratamiento, cada vez más extendido entre la población, utiliza fármacos que pueden originar complicaciones gastrointestinales, tanto por su capacidad para lesionar la mucosa digestiva como por favorecer el sangrado a partir de lesiones digestivas preexistentes. El antiagregante plaquetario más utilizado es el ácido acetilsalicílico (AAS) a dosis comprendidas entre 75-325 mg/d. Este fármaco fue sintetizado hace más de 100 años (Aspirina®)1 y, junto a sus propiedades como analgésico, antiinflamatorio y antipirético, posee ciertos efectos colaterales que podríamos definir como «favorables», como su capacidad de interferir el mecanismo inductor de la agregación plaquetaria, disminuyendo el riesgo trombótico en aquellos pacientes en riesgo de sufrir un accidente cardíaco o cerebrovascular, o su propiedad de aminorar la proliferación celular de los pólipos de colon2 que podría tener utilidad en la prevención del desarrollo de pólipos y, quizá, del cáncer colorrectal, y que actualmente está sometido a evaluación3. Pero frente a estos efectos colaterales, que hemos denominado «favorables», existen otros no deseados, como su capacidad de lesionar la mucosa del tracto digestivo y provocar úlceras, hemorragias y otras complicaciones digestivas. La mayor parte de los datos disponibles respecto a la toxicidad gastrointestinal provienen de su uso a dosis antiinflamatoria, siendo escasos los estudios dirigidos a valorar su seguridad a dosis antiagregante, y todavía más escasos los que investigan su asociación con otro antiagregante o con anticoagulantes. Con objeto de obviar la toxicidad gastrointestinal del AAS en los últimos años se han venido introduciendo nuevos antiagregantes plaquetarios, como clopidogrel, ticlopidina, dipiridamol o trifusal. Estos medicamentos han sido inicialmente considerados como más seguros que el AAS, pero la evidencia que se va obteniendo no parece confirmar la seguridad gastrointestinal que les fue atribuida. Por si esta situación no fuera ya bastante compleja, se han desarrollado nuevos fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) selectivos denominados coxib, que actúan inhibiendo la enzima ciclooxigenasa 2 (COX-2), con menor riesgo gastrointestinal pero que, según los datos más recientes, pueden incrementar el riesgo de infarto de miocardio o accidente cerebrovascular en pacientes con factores de riesgo vascular. Todos estos aspectos deberán ser considerados detenidamente por los clínicos para lograr el máximo beneficio en prevención tromboembólica, pero con el menor riesgo gastrointestinal posible. En los siguientes apartados vamos a revisar la evidencia bibliográfica existente sobre el riesgo gastrointestinal que comporta la utilización de estos fármacos de forma aislada

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 34879



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.