• 1

    ¿Cómo se evalúa una respuesta inadecuada en un paciente con artritis reumatoide en la práctica clínica?

    Reumatología Clínica 2007;3(1): 38-44

    medes_medicina en español

    BALSA A

    Reumatología Clínica 2007;3(1): 38-44

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad crónica que afecta sobre todo a las articulaciones y produce destrucción articular, alteración de la capacidad funcional y compromete la calidad de vida de manera considerable. Se sabe que el tratamiento precoz es capaz de reducir el daño estructural y mejorar a largo plazo la discapacidad, pero las estrategias terapéuticas óptimas todavía no están unánimemente aceptadas. Igual que en la diabetes o la hipertensión, en la AR es necesario un control estrecho de la enfermedad con el objetivo de lograr la ausencia de actividad, que se puede entender como remisión o, si no es posible, el mantenimiento de una actividad inflamatoria lo más baja posible, de modo que no origine consecuencias desfavorables, como la progresión del daño articular, y que los riesgos derivados del tratamiento sean asumibles por el paciente. Los criterios de mejoría de la ACR (American College of Rheumatology) son útiles para comparar la eficacia de tratamientos en ensayos clínicos, pero no se deben utilizar como objetivo terapéutico ya que no valoran la actividad final, que puede ser importante a pesar de haber tenido mejoría. Para valorar la respuesta, lo lógico y más cómodo para el médico, es utilizar las mismas herramientas que se utilizan para valorar la actividad de la enfermedad en la práctica clínica, como son los índices de actividad DAS y SDAI. Para mejorar su interpretación y establecer los objetivos terapéuticos se han propuesto unos límites que separan niveles de actividad diferentes. La categorización en clases según la actividad es importante para iniciar o cambiar un tratamiento (en caso de ser alta o moderada) y para definir estados de actividad conceptualmente diferentes (actividad o remisión). Los puntos de corte que separan estas categorías se propusieron hace años cuando las posibilidades terapéuticas de la AR eran limitadas y no se conocían sus consecuencias a largo plazo. En la actualidad el objetivo terapéutico de la remisión o la baja actividad es mucho más fácil de conseguir, por lo que es necesario una reconsideración de las categorías terapéuticas y definir niveles de actividad más bajos como objetivo potencial. Hoy en día asumir una actividad moderada o alta como resultado de un tratamiento es inaceptable, sobre todo cuando nuestro arsenal terapéutico es ya considerable y se han propuesto estrategias y combinaciones de tratamiento que han demostrado mayor eficacia con unos riesgos tolerables. Aunque en todos los aspectos de la vida los cambios se introducen de manera paulatina, ya no hay ninguna razón para no aceptar la remisión en la AR como un objetivo no solo deseable sino alcanzable.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 33684



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.