• 1

    Síndrome sensitivo puro queiro-oro-podal: estudio de 17 pacientes

    Medicina Clínica 2002;118(5): 180-182

    ARBOIX A, TOMÁS J

    Medicina Clínica 2002;118(5): 180-182

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Fundamento: Analizar las características clínicas, la etiología y el pronóstico del síndrome sensitivo puro queiro-oro-podal (SOP) y comprobar si en él se cumple la hipótesis lacunar. Pacientes y método: Estudio descriptivo de 17 pacientes con SOP ingresados en el Servicio de Neurología e incluidos en el registro de enfermedades vasculares cerebrales del Hospital del Sagrat Cor de Barcelona, durante un período de 11 años. Resultados: Presentaron un síndrome queiro-oro-podal 6 pacientes (35%), queiro-oral 10 (59%) y síndrome oral aislado uno (6%). En todos los casos fue debido a un infarto cerebral. En 15 casos fue secundario a un infarto lacunar (88%) y en dos a un infarto aterotrombótico (12%), cumpliéndose la hipótesis lacunar. El SOP representa el 0,7% del total de los ictus (n = 2.244), el 1% de los infartos cerebrales (n = 1.649), el 3,5% de los infartos lacunares (n = 422) y de éstos, el 18,5% de los pacientes con un síndrome sensitivo puro (n = 80). La topografía lesional más habitual fue la afección del núcleo ventroposterolateral y ventroposteromedial talámico en 13 casos (76,5%), de la cápsula interna en dos casos (11,5%), y de la región capsulotalámica y del lóbulo frontoparietal, con un caso en cada topografía (6%). Se observó una nula mortalidad hospitalaria y ausencia de limitación funcional o presencia de limitación funcional ligera al alta hospitalaria en todos los casos. Conclusiones: En el SOP se cumple la hipótesis lacunar, puesto que suele ser secundario a un infarto lacunar en el 88% de los casos. La topografía más habitual es la talámica, y el pronóstico evolutivo a corto plazo es bueno.

    Notas:

     

    Palabras clave: Infarto cerebral

    ID MEDES: 3360



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.