• 1

    Manejo terapéutico del carcinoma de la corteza suprarrenal

    Endocrinología y Nutrición 2006;53(7): 458-466

    medes_medicina en español

    ALBERO R, TRINCADO P, MONREAL M, SANZ A

    Endocrinología y Nutrición 2006;53(7): 458-466

    Tipo artículo:

    Resumen del Autor: El carcinoma de la corteza suprarrenal (CCS) presenta una incidencia baja, del orden de 1-2 casos por millón y año, con un pronóstico muy malo y una supervivencia corta. El diagnóstico debe realizarse por los datos clínicos, bioquímicos y morfológicos. El cuadro clínico puede ser bastante anodino, aunque en ocasiones hay hiperproducción hormonal. La tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética (RM) son similares en sus rendimientos diagnósticos y la tomografía por emisión de positrones (PET) sirve fundamentalmente para la localización de metástasis. Son tumores de gran tamaño y el estudio anatomopatológico presenta dificultades diagnósticas. Se emplea para su estadificación el sistema TNM. Debido a su baja frecuencia, no existen estudios prospectivos amplios y las publicaciones son de casos aislados o series pequeñas. El único tratamiento curativo del proceso es la cirugía, y se evita la vía laparoscópica para no trocear el tumor ni perforar la cápsula. La exéresis debe ser lo más completa posible e incluir órganos adyacentes, si están afectados, ganglios y metástasis, y en caso de recidiva está indicada la reoperación. Si la resección tumoral no puede eliminar más del 90% del tumor o es imposible eliminar las metástasis, no está indicada la cirugía. Si hay tumor residual, se puede emplear la radioterapia sobre el lecho tumoral. Además, como coadyuvante de la cirugía y la radioterapia, se aplica tratamiento médico con los objetivos de control del crecimiento tumoral y de cualquier hiperproducción hormonal. El más empleado es el mitotano, cuyo mecanismo de acción es su efecto adrenolítico y la disminución de la síntesis de cortisol por bloqueo de la 11-betahidroxilasa, pero tiene muchos efectos secundarios y su eficacia clínica es controvertida. Además, se puede asociar a quimioterapia; el "protocolo italiano", que combina mitotano, etopósido, doxorubicina y cisplatino, es el que mejores resultados ha obtenido. Existen otros fármacos que se puede emplear para la inhibición de la esteroidogénesis, como ketoconazol, metopirona, etomidato y aminoglutetimida. A pesar de todas estas diferentes posibilidades terapéuticas, el pronóstico sigue siendo malo, por lo que se está investigando con nuevos fármacos dirigidos a interferir en diferentes puntos de la bioquímica del tumor, pero por el momento son posibilidades teóricas, sin aplicación clínica.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 29188



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.