• 1

    Función y fragilidad: ¿qué tenemos que medir?

    Revista Española de Geriatría y Gerontología 2006;41(Supl.1): 36-42

    medes_medicina en español

    BAZTÁN CORTÉS JJ

    Revista Española de Geriatría y Gerontología 2006;41(Supl.1): 36-42

    Tipo artículo:

    Resumen del Autor: <meta http-equiv="Content-Type" content="text/html; charset=windows-1252"> Pagina nueva 1</title> <FONT FACE="Futura Book" SIZE=2>Existe un acuerdo bastante extendido en diferenciar fragilidad de discapacidad. Sin embargo, el concepto de fragilidad, condición que frecuentemente acompaña a la vejez y que podría constituir el principal marcador del envejecimiento patológico, no tiene una definición validada y clínicamente aceptada de manera uniforme en el momento actual. Ante la ausencia de marcadores biológicos sensibles y específicos aplicables en la práctica, las líneas de trabajo actual intentan delimitar las manifestaciones clínicas que marquen el perfil de los ancianos vulnerables con mayor riesgo de desarrollar episodios adversos relevantes, entre los que se incluyen la dependencia, la hospitalización, la institucionalización y la muerte. Aunque la fragilidad tiene un origen multifactorial, probablemente sus manifestaciones confluyen en una alteración del funcionamiento físico. Observar precozmente signos y síntomas relacionados con dicho deterioro contribuiría a la detección precoz de ancianos frágiles susceptibles de prevención primaria y secundaria que redujeran o retrasasen la aparición de los acontecimientos adversos reseñados.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 28794



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.