• 1

    Evaluación funcional y cognitiva en una población urbana de mayores de 89 años. Estudio NonaSantFeliu

    Revista Española de Geriatría y Gerontología 2006;41(Supl.1): 21-26

    medes_medicina en español

    FERRER FELIU A, FORMIGA F, HENRÍQUEZ E, LOMBARTE BONFILL I, OLMEDO C, PUJOL FARRIOLS R

    Revista Española de Geriatría y Gerontología 2006;41(Supl.1): 21-26

    Tipo artículo:

    Resumen del Autor: <meta http-equiv="Content-Type" content="text/html; charset=windows-1252"> Pagina nueva 1</title> <FONT FACE="H Futura Heavy" SIZE=2>Introducción:<FONT FACE="Futura Book" SIZE=2> el aumento de la expectativa de vida debe ser a expensas de conseguir un aumento en la vida activa o libre de incapacidad. Evaluamos la capacidad funcional y cognitiva de los habitantes > 89 años de una población urbana (estudio NonaSantFeliu) y comprobamos si existen diferencias según el sexo. <FONT FACE="H Futura Heavy" SIZE=2>Material y métodos:<FONT FACE="Futura Book" SIZE=2> estudio poblacional, longitudinal y observacional. Al comienzo del estudio (primer corte transversal) se presentan los datos de todos los > 89 años de una ciudad: datos sociodemográficos, actividades básicas mediante el índice de Barthel (IB), actividades instrumentales mediante el índice de Lawton (IL), capacidad cognitiva con miniexamen cognoscitivo de Lobo (MEC) y comorbilidad (índice de Charlson). <FONT FACE="H Futura Heavy" SIZE=2>Resultados:<FONT FACE="Futura Book" SIZE=2> de 186 nonagenarios entrevistados, 143 (76,5%) eran mujeres; la edad media ± desviación estándar era de 93,1 ± 3,1 años, y 149 (80,2%) eran viudos/as. El 26% estaba institucionalizado. El valor medio del IB fue de 60,8 ± 30,0: el 56% era independientes o con dependencia leve; IL medio, 2,1 ± 2,8. En el MEC obtuvieron una media de 21,0 ± 11,0 puntos, y en el 56% fue superior a 23. La media del índice Charlson era de 1,4 ± 1,7. No existen diferencias significativas por sexos. <FONT FACE="H Futura Heavy" SIZE=2>Conclusiones:<FONT FACE="Futura Book" SIZE=2> a pesar de su avanzada edad, la mayoría de nonagenarios tienen un leve deterioro funcional y cognitivo, con baja comorbilidad. No se detectaron diferencias significativas según el sexo. Futuros estudios deben ayudarnos en la detección de personas nonagenarias con gran riesgo de deterioro en poco tiempo, para iniciar intervenciones que retrasen la aparición de una mayor discapacidad.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 28792



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.