• 1

    Dolor de origen muscular: dolor miofascial y fibromialgia

    Revista de la Sociedad Española del Dolor 2007;14(1): 36-44

    medes_medicina en español

    NADADOR V, FERNÁNDEZ-ALEANTUD J, HERNÁNDEZ-SALVAN J, RIQUELME I, BENITO G, RUIZ M

    Revista de la Sociedad Española del Dolor 2007;14(1): 36-44

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: El dolor miofascial es una importante fuente de alteraciones para todos los sujetos que la padecen. Su prevalencia es muy elevada en atención primaria, aunque es aún mayor en los centros de atención especializada, siendo muy variables las cifras que se encuentran en la literatura. Para el estudio de esta entidad es necesario conocer dos conceptos básicos: tensión muscular y "trigger points". No existe ninguna teoría totalmente aceptada en la actualidad, aunque parece que existe un componente autonómico y otro de sensibilización central. Un minucioso examen físico y una completa historia clínica son los dos elementos fundamentales para llegar al diagnóstico. El dolor miofascial comprende un heterogéneo grupo de enfermedades que requiere un tratamiento multidisciplinar. El tratamiento de elección es la terapia física, en especial los ejercicios de estiramiento diseñados para recuperar la longitud del músculo. La fibromialgia es una entidad que se caracteriza por dolor crónico generalizado y la presencia de puntos sensibles o "tender points". El origen de esta enfermedad continúa, aún hoy día por dilucidarse. Se han elaborado múltiples teorías, pero en la actualidad no hay ninguna completamente aceptada. Los pacientes presentan rigidez matutina y dolores articulares generalizados, aunque esta enfermedad no es articular. También aparece cefalea crónica, fatiga, trastornos del sueño, parestesias, ansiedad y colon irritable. El diagnóstico se apoya en los criterios de clasificación del Colegio Americano de Reumatología de 1990. Hay que comentar con los enfermos que el tratamiento se instaurará para mejorar la funcionalidad y la calidad de vida, aunque lo más probable es que se consiga sólo de forma parcial. La terapia con antidepresivos tricíclicos mejorará el estado de ánimo y los trastornos del sueño, ambos factores de vital importancia en esta patología. El tratamiento no farmacológico con programas de estiramiento y relajación junto a la terapia psicológica, ayudarán a disminuir la intensidad de los síntomas

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 28193



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.