• 1

    Capacidad de inteligencia límite y disfunción ejecutiva

    Revista de Neurología 2007;44(Supl 2): 67-69

    medes_medicina en español

    ARTIGAS-PALLARÉS J, RIGAU-RATERA E, GARCÍA-NONELL C

    Revista de Neurología 2007;44(Supl 2): 67-69

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Introducción. La capacidad de inteligencia límite (CIL) viene definida por la detección de un cociente de inteligencia entre 71 y 84. En la mayoría de casos, el diagnóstico de CIL sólo representa la apreciación de una característica medida por los tests de inteligencia. Por ello, en la mayoría de pacientes con CIL existe un trastorno subyacente que ha contribuido a configurar un cociente de inteligencia en el rango límite. Las funciones ejecutivas, además de participar en las bases cognitivas de los trastornos asociados a la CIL, influyen por sí mismas en el grado de inteligencia. Objetivo. Valorar el impacto de la disfunción ejecutiva en un grupo de pacientes con CIL. Pacientes y métodos. Se seleccionó un grupo de 87 pacientes diagnosticados de CIL y se analizaron los diagnósticos clínicos. En 51 de los pacientes se obtuvo el resultado del cuestionario BRIEF para la valoración de funciones ejecutivas. Dichos resultados se compararon con una muestra de pacientes con trastorno por déficit de atención/ hiperactividad (TDAH). Resultados. El grupo de pacientes mostró una elevada prevalencia de trastornos neurocognitivos (TDAH, trastornos del aprendizaje y trastornos generalizados del desarrollo). Además, se observo una importante afectación de las funciones ejecutivas. Conclusiones. Los trastornos del neurodesarrollo, especialmente el TDAH, ejercen una marcada influencia sobre la capacidad intelectual. Una detección precoz y una intervención sobre esos trastornos posiblemente evitará muchos casos de CIL, al paliar el impacto sostenido de una baja memoria de trabajo.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 28142



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.