• 1

    Síndrome de médula anclada en el adulto

    Neurología 2007;22(4): 201-205

    medes_medicina en español

    PILO DE LA FUENTE B, CORRAL CORRAL I, VÁZQUEZ MIRALLES JM, MASJUAN VALLEJO J, RODRÍGUEZ DEL BARRIO E

    Neurología 2007;22(4): 201-205

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Introducción. El síndrome de médula anclada (SMA) es una malformación congénita en la que se produce una fijación de la médula dentro del canal espinal. Clínicamente se caracteriza por afectación musculoesquelética, cutánea, neurológica y urológica. El diagnóstico se basa en la clínica y en la resonancia magnética (RM) lumbar. Suele diagnosticarse en la infancia, aunque algunos pacientes inician los síntomas en la edad adulta. Método. Hemos revisado todos los casos de SMA en el adulto diagnosticados en nuestro hospital entre 1998 y 2005. Estudiamos la edad media de presentación, los síntomas iniciales, la exploración física, los hallazgos radiológicos y la evolución. Resultados. Cuatro pacientes, entre 22 y 72 años, fueron diagnosticados de SMA. La edad de inicio de los síntomas variaba entre 16 y 52 años y el diagnóstico se demoró entre 2 y 20 años. Las manifestaciones iniciales más frecuentes fueron la atrofia muscular y la pérdida de fuerza en miembros inferiores. Dos pacientes asociaban estigmas cutáneos (uno hipertricosis sacra y otro lipoma sacro) y uno agenesia atípica del sacro. En la RM el hallazgo más frecuente fue la presencia de un cono medular descendido y de un lipoma en el canal sacro. Tres pacientes fueron intervenidos, con mejoría posterior en dos de ellos. Conclusiones. El SMA es una enfermedad poco frecuente y de diagnóstico muy tardío en el adulto. Por su sintomatología insidiosa e inespecífica hay que considerarlo en el diagnóstico diferencial de los síndromes medulares y de las polineuropatías dada su potencial reparación quirúrgica.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 26997



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.