• 1

    Glucemia y cetonemia en diabéticos tipo 1 en el ambiente controlado de una colonia de verano

    Anales de Pediatría 2007;66(4): 387-392

    medes_medicina en español

    LÓPEZ SIGUERO J, MORENO MOLINA J, BORRÁS PÉREZ M, PINZÓN MARTÍN J, BREA MOLINA J, DEL PINO DE LA FUENTE A, PARRAMÓN PONS M

    Anales de Pediatría 2007;66(4): 387-392

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Introducción: La medida del β -hidroxibutirato (β-HB), además de la glucemia es, en ciertas ocasiones, de gran utilidad en niños y adolescentes con diabetes. Se realizó un estudio con el objetivo de observar la relación entre glucemia, cetonemia y cetonuria en la población pediátrica y adolescente con diabetes mellitus tipo 1 (DM1) en una colonia de vacaciones en diferentes circunstancias: ayunas, hiperglucemia aguda, ejercicio físico moderado, y para determinar la utilidad de la determinación de cetonemia en el control de la diabetes durante dicha época. Pacientes y métodos: Un total de 47 participantes (25 varones y 22 mujeres), cuya media de la última hemoglobina glucosilada (HbA1C) previa al estudio fue de 7,7 ± 1,5 %, participaron en este seguimiento. La media de edad de los niños fue de 11,7 ± 1,8 años, con 3,0 ± 2,7 años de evolución de la diabetes. Su índice de masa corporal fue de 18,3 ± 3,9 kg/m2 (SDS ­0,16 ± 0,44), la dosis de insulina 0,8 ± 0,4 U/kg/día y el número de dosis por día entre 2 y 4, con una mediana de 3. Se registraron las determinaciones de glucemia y cetonemia (medidas ambas con el sistema OptiumO, Abbott Diabetes Care) y cetonuria (KetodiastixO, Bayer) en distintas situaciones. Para el análisis estadístico se usó el programa SPSS 11.5. Resultados: Los datos de cetonemia antes y 45 min antes y después del ejercicio físico moderado no mostraron elevaciones significativas de cuerpos cetónicos (0,1 ± 0,03 mmol/l frente a 0,23 ± 0,07 mmol/l, respectivamente; ns). Un 17,02 % de los participantes presentó niveles de cuerpos cetónicos igual o superior a 0,5 mmol/l preprandiales, si bien se resolvieron antes de 1 h (menos una, que se resolvió a las 3 h). Se encontró una mayor presencia de β -HB antes del desayuno (0,12 ± 0,17 mmol/l) que en cualquier hora del día (0,02 ± 0,05 mmol/l) (p < 0,001). La media de las glucemias que cursaron con cetosis (β -HB ≥ 0,5 mmol/l) fue de 174,5 ± 64,7 mg/dl, discretamente superior a la media global de las glucemias (156,87 ± 87,8 mg/dl). Hubo un alto porcentaje de casos en los que no se pudieron determinar los cuerpos cetónicos en orina por la dificultad de obtener la muestra (entre 24,5 y 58,6 % de los casos en los diferentes grupos de estudio). Conclusiones: La medida conjunta de la glucemia con la cetonemia en una colonia de verano permitió hacer un seguimiento seguro de los participantes y observar que la mayoría de las cetonemias registradas se produjeron antes del desayuno, con glucemias discretamente elevadas, y que desaparecieron rápidamente. Un total de 45 min de ejercicio físico moderado no parecen contribuir a la formación de cuerpos cetónicos si el control metabólico es bueno. El β -HB es un buen parámetro para discriminar cuándo es adecuada la práctica de ejercicio físico. La dificultad de la medida de cuerpos cetónicos en orina por falta de muestra se salva con la posibilidad de medir cuerpos cetónicos en sangre.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 26121



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.