• 1

    Descontaminación digestiva selectiva. ¿Por qué no aplicamos la evidencia en la práctica clínica?

    Medicina Intensiva 2007;31(3): 136-145

    medes_medicina en español

    TAYLOR N, VAN SAENE H, ABELLA A, SILVESTRI L, VUCIC M, PERIC M

    Medicina Intensiva 2007;31(3): 136-145

    Tipo artículo: Revisión sistemática

    Resumen del Autor: La descontaminación digestiva selectiva (DDS) es una estrategia profiláctica cuyo objetivo es reducir la incidencia de infecciones, principalmente la neumonía asociada a la ventilación mecánica, en los pacientes que requieren cuidados intensivos, previniendo o erradicando el estado de portador orofaríngeo y gastrointestinal de microorganismos potencialmente patógenos. Cincuenta y cuatro ensayos clínicos randomizados (ECR) y nueve metaanálisis han evaluado la DDS. Treinta y ocho ECR muestran una reducción significativa de las infecciones y cuatro de la mortalidad. Todos los metaanálisis muestran una reducción significativa de las infecciones y 5 de los 9 metaanálisis de la mortalidad. Se necesita tratar 5 pacientes de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) con DDS para prevenir una neumonía y 12 pacientes de UCI deben ser tratados para prevenir una muerte. Los datos que muestran un beneficio de la DDS sobre la mortalidad tienen un grado de evidencia 1 o un grado de recomendación A (soportada por al menos dos investigaciones de nivel 1). El objetivo de esta revisión es exponer la patogenia de las infecciones en los enfermos críticos, describir la DDS, analizar la evidencia disponible sobre su eficacia y los potenciales efectos adversos, y discutir las razones publicadas por los expertos que desaconsejan el uso de la DDS, a pesar de ser reconocida como la intervención mejor evaluada en cuidados intensivos para reducir la morbilidad y mortalidad de las infecciones.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 26014



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.