• 1

    Recomendaciones de GESIDA/Plan Nacional sobre el Sida respecto al tratamiento antirretroviral en adultos infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana (actualización enero de 2007)

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2007;25(1): 32-53

    medes_medicina en español

    PANEL DE EXPERTOS DE

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2007;25(1): 32-53

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Objetivo. Efectuar una actualización de las recomendaciones sobre el tratamiento antirretroviral (TARV) de los adultos infectados por el VIH-1. Métodos. Estas recomendaciones se han consensuado por un panel del Grupo de Estudio de Sida y del Plan Nacional sobre el Sida. Se han revisado los avances en la fisiopatología del VIH-1, los resultados de eficacia y seguridad de ensayos clínicos, estudios de cohortes y de farmacocinética, publicados en revistas biomédicas o presentados en congresos en los últimos años. Se han definido tres niveles de evidencia según la procedencia de los datos: estudios aleatorizados (nivel A), de cohortes o de caso-control (nivel B), u opinión de expertos (nivel C). En cada una de las situaciones se ha establecido recomendar, considerar o no recomendar el TARV. Resultados. Actualmente, el TARV con combinaciones de tres fármacos constituye el tratamiento de inicio de elección de la infección crónica por el VIH-1. Estas pautas deben incluir 2 análogos de nucleósido o nucleótido (AN)1 1 no análogo (NN) o 2 AN1 1 inhibidor de la proteasa (IP) potenciado con ritonavir. En los pacientes con infección por VIH-1 sintomática se recomienda iniciar el TARV. En los pacientes asintomáticos el inicio de TARV se basará en la cifra de linfocitos CD41/µl y en la carga viral plasmática (CVP): 1) en pacientes con linfocitos CD41 < 200 células/µl se recomienda iniciar el TARV; 2) en pacientes con linfocitos CD41 entre 200 y 350 células/µl en la mayoría de las ocasiones se debe recomendar el tratamiento, si bien se podría diferir cuando la cifra de linfocitos CD41 se mantiene próxima a 350 células/µl y la CVP es baja; 3) en los pacientes con linfocitos CD41 > 350 células/µl se puede diferir el inicio del TARV. El objetivo del TARV es lograr una carga viral plasmática indetectable. Las opciones terapéuticas en los fracasos del TARV se ven limitadas por la aparición de resistencias cruzadas. Los estudios genotípicos en estos casos son de utilidad. Se puede encontrar más información sobre los estudios analizados, las recomendaciones del panel sobre adherencia, toxicidad, tratamiento de la embarazada, pacientes coinfectados por VHB o VHC o sobre la profilaxis postexposición en la página web www.gesida.seimc.org. Conclusiones. La cifra de linfocitos CD41 es el factor de referencia más importante para iniciar el TARV en pacientes asintomáticos. Por otra parte, el número considerable de fármacos disponibles, los métodos más sensibles de monitorización de la CVP y la posibilidad de determinar las resistencias hacen que las estrategias terapéuticas deban ser cada vez más, mucho más individualizadas.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 25903



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.