• 1

    ¿Debemos utilizar la vía oral como primera opción para el tratamiento del déficit de vitamina B12?

    Revista Clínica Española 2007;207(4): 179-182

    medes_medicina en español

    RABUÑAL REY R, MONTE SECADES R, PEÑA ZEMSCH M, BAL ALVAREDO M, GÓMEZ GIGIREY A

    Revista Clínica Española 2007;207(4): 179-182

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Objetivo. Analizar la utilidad de los preparados comerciales disponibles en nuestro país para el tratamiento del déficit de vitamina B12 por vía oral. Método. Desde junio de 2003 a diciembre de 2005 se ofreció a los pacientes con déficit de vitamina B12 diagnosticados o en seguimiento en una consulta externa de Medicina Interna el inicio del tratamiento por vía oral o el cambio de la vía intramuscular por la oral. Se realizaron controles clínicos y analíticos al inicio del tratamiento oral y a los 2, 4, 6, 12, 18 y 24 meses de seguimiento. Resultados. Se incluyeron en el estudio 28 enfermos (55,6% mujeres), con una edad media de 74,96 ± 9,98 años. Veintitrés casos (82,1%) presentaban anemia perniciosa y 5 estaban gastrectomizados. En los pacientes que recibían tratamiento intramuscular (16 casos) no se observaron diferencias en los valores medios de hemoglobina y vitamina B12 tras cambiar a vía oral. Los enfermos que iniciaron tratamiento directamente por vía oral presentaron ya a los dos meses un ascenso de los valores de hemoglobina (de 9,9 ± 2,8 g/dl a 13,5 ± 1,1, p = 0,003) y vitamina B12 (de 118 ± 50 pg/ml a 496 ± 229, p = 0,001). Estas diferencias se mantuvieron a lo largo de todo el período de seguimiento. Ningún paciente abandonó el tratamiento oral y no se registraron efectos secundarios atribuibles al mismo. Conclusión. La efectividad, seguridad y tolerancia del tratamiento por vía oral del déficit de vitamina B12 con los preparados comerciales disponibles en España son excelentes.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 25882



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.