• 1

    Papel de la amígdala en el reconocimiento facial de las emociones en la esquizofrenia

    Psiquiatría Biológica 2007;14(1): 31-39

    medes_medicina en español

    FERNÁNDEZ-EGEA E, PARELLADA RODON E, MANÉ SANTACANA A, BERNARDO ARROYO M, LOMEÑA CABALLERO F

    Psiquiatría Biológica 2007;14(1): 31-39

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: Objetivo: Actualizar los conocimientos sobre las funciones de la amígdala en los sujetos sanos y en pacientes con esquizofrenia, centrándonos especialmente en el proceso del reconocimiento facial emocional. Desarrollo: Se considera que la amígdala protagoniza el papel de líder en la evaluación del peligro, atendiendo a las posibles agresiones provenientes del exterior, a la novedad en general y especialmente a los estímulos externos que pueden ser considerados como ambiguos para la supervivencia. Por este motivo se activa en sujetos sanos durante el reconocimiento facial de las emociones, y actúa como activador de la señal de alerta. Los pacientes con esquizofrenia presentan serias dificultades emocionales, por lo que se ha considerado a la amígdala desde hace tiempo como una estructura crucial en el estudio de la esquizofrenia. Hasta la fecha, se han encontrado alteraciones estructurales en la amígdala de los pacientes esquizofrénicos, mientras que los hallazgos realizados mediante neuroimagen funcional son mucho más dispares, e incluyen hipoactivación, hiperactivación o normoactivación, lo que indicaría disfunción global. Conclusiones: Los resultados obtenidos hasta la fecha pueden ser consecuencia de un déficit en el mecanismo de habituación amigdalar en los pacientes con esquizofrenia o por la propia heterogeneidad del trastorno. Se sugiere que se deberían realizar trabajos con muestras más homogéneas y se proponen diferentes modelos de estudio.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 25696



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.