• 1

    Prostatectomía radical laparoscópica versus abierta

    Actas Urológicas Españolas 2007;31(2): 141-145

    medes_medicina en español

    RAVENTÓS BUSQUETS CX, GÓMEZ LANZA E, CECCHINI ROSELL L, TRILLA HERRERA E, ORSOLA DE LOS SANTOS A, PLANAS MORÍN J, DE TORRES RAMÍREZ I, MOROTE ROBLES J

    Actas Urológicas Españolas 2007;31(2): 141-145

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Objetivos. Analizar las diferencias entre la prostatectomía radical abierta (PRA) y la prostatectomía radical laparoscópica (PRL). Material y métodos. Se evalúan 180 cirugías prostáticas radicales realizadas en el 2004 y 2005, de las cuales 105 (58%) fueron laparoscópicas (PRL) y 75 (42%) por vía abierta. Más de la mitad de las intervenciones se realizaron por cirujanos expertos: 51% en las PRL y 56% en las PRA. Se compararon las variables: tiempo quirúrgico, sangrado intraoperatorio (diferencia entre hematocrito prequirúrgico y postquirúrgico) y los días de ingreso. El control oncológico y quirúrgico se evaluaron mediante los parámetros: margen maligno (MM) (margen positivo en un pT3) e incisión quirúrgica benigna (IQB) y maligna (IQM). Resultados. Los dos grupos son comparables respecto a la edad, estadio clínico, Gleason de la biopsia y volumen, sólo difiriendo en el valor de PSA. La media del tiempo quirúrgico fue significativamente mayor en la PRL (172 minutos) versus la PRA (145 minutos). La diferencia del hematocrito fue mayor en la PRA (10,7 puntos) respecto a la PRL (9,2 puntos) (p=0,03), así como los días de ingreso, representando un día más en la PRA (p=0,001). Un 26,7% de las PRL han presentado IQB, frente a un 48,7 % en las PRA (p=0,001). Desde el punto de vista oncológico se han observado un 5,4% de MM en las PRL versus un 16,9% en las PRA. (p=0,023). No obstante, no se han observado diferencias respecto a las IQM. Conclusión. En la PRL, a igualdad de estadio clínico y patológico, se observa un mejor control de los márgenes junto con una menor afectación quirúrgica de la pieza. También existe una menor pérdida sanguínea así como una reducción de los días de ingreso. Por tanto, se puede concluir que la PRL es, en nuestro entorno, una técnica válida para el tratamiento del cáncer de próstata organoconfinado, a pesar de un mayor tiempo quirúrgico (27 minutos) y de la dificultad de su aprendizaje.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 24348



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.