• 1

    Administración controlada de propofol por el endoscopista: un método efectivo y seguro de sedación en endoscopia

    Revista Española de Enfermedades Digestivas 2006;98(1): 25-35

    SÁENZ-LÓPEZ S, RODRÍGUEZ-MUÑOZ S, RODRÍGUEZ-ALCALDE D, FRANCO A, MARÍN JC, DE LA CRUZ J, SOLÍS HERRUZO JA

    Revista Española de Enfermedades Digestivas 2006;98(1): 25-35

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Objetivos: el propofol es un agente hipnótico de acción rápida utilizado de forma cada vez más frecuente en la endoscopia digestiva. Existen controversias sobre su utilización por no anestesistas, dado su potencial efecto cardiodepresor. Este estudio describe nuestra experiencia en cuanto a efectividad y seguridad del propofol, administrado por el endoscopista y su enfermera, en la endoscopia digestiva. Métodos: en este estudio prospectivo, se incluyeron un total de 102 endoscopias (60 colonoscopias y 42 gastroscopias) realizadas bajo sedación con propofol. En 27 (26,47%) endoscopias se empleó sólo propofol y en 75 endoscopias (73,53%) se asoció midazolam y/o meperidina. Se realizaron 76 (74,51%) endoscopias en menores de 65 años y 26 (25,49%) en pacientes mayores de 65 años. Fueron realizadas 91 (89,22%) endoscopias en pacientes con bajo riesgo quirúrgico (ASA I-II) y 11 (10,78%) en pacientes con alto riesgo quirúrgico. La sedación fue administrada por el endoscopista que realizaba la exploración y su enfermera asistente. Resultados: las dosis media de propofol fue de 72,14 mg en las gastroscopias y de 71,33 en las colonoscopias (p = 0,92). La dosis media de propofol cuando no se asoció comedicación fue de 84,81 mg y en presencia de comedicación de 66,93 (p = 0,06). Las dosis de propofol requeridas fueron significativamente menores en las colonoscopias en las que se asoció midazolam y/o meperidina y en pacientes mayores de 65 años (p = 0,006 y p = 0,001, respectivamente). Se observaron 11 (10,8%) incidencias de carácter leve y resueltas por el propio endoscopista. Ningún paciente guardaba recuerdo de la exploración. La tolerancia registrada por el endoscopista fue muy buena-buena, regular y mala-muy mala en 83, 5 y 12% de las gastroscopias y en el 79, 8 y 13% de las colonoscopias respectivamente. Sin embargo la mala tolerancia no impidió completar la endoscopia en ningún caso. Conclusiones: el empleo de propofol, administrado por el endoscopista y su enfermera, es una técnica efectiva y segura de sedación en pacientes de bajo y alto riesgo anestésico así como en pacientes mayores de 65 años. Las dosis de propofol precisas para una adecuada sedación son menores en pacientes mayores de 65 años y en las colonoscopias en las que se asocia comedicación.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 23895



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.