• 1

    Necesidades de pediatras de Atención Primaria

    Revista Pediatría de Atención Primaria 2005;7(Supl 1): 145-155

    RUIZ-CANELA CÁCERES J, MALMIERCA SÁNCHEZ F

    Revista Pediatría de Atención Primaria 2005;7(Supl 1): 145-155

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: El Sistema Nacional de Salud español es descentralizado y cada comunidad autónoma tiene su propia organización. Sin embargo, el Ministerio de Sanidad es responsable de la formación y de la política de recursos humanos. Nuestro objetivo es propiciar la reflexión de las autoridades sanitarias sobre la necesaria planificación del número de pediatras que se precisan para mantener el nivel actual de atención sanitaria. Hemos localizado los datos en diversas publicaciones oficiales, que se han completado con la cooperación de todas las sociedades pediátricas. Obtenemos 5.360 pediatras de Atención Primaria (AP) y 3.403 pediatras hospitalarios. Las plazas de médicos residentes (MIR) que se gradúan cada año tienen una tendencia ascendente en las últimas 5 convocatorias. Desde 276 plazas a 315 este año 2005, pero todavía no se alcanza la máxima capacidad docente. En febrero de 2005 faltaban 570 pediatras en AP y 138 en hospitales de la red pública. Se han estudiado las jubilaciones para los años 2005-2008 que afectarán a un número de 80 profesionales al año de media. Con los datos anteriores hemos construido un resultado compuesto que consiste en sumar los pediatras que faltan y el número de jubilaciones anual. A este producto le sustraemos el número de MIR que se gradúan y obtenemos como resultado que existe un déficit de profesionales hasta el año 2007, sin tomar en cuenta el incremento demográfico previsible. Concluimos que estos datos exigen que se adopten medidas por parte del Ministerio, como incrementar el número de plazas de MIR y número de plazas de estudiantes de medicina.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 23307



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.