• 1

    Alcohol y aparato digestivo

    Adicciones 2006;18(Supl 1): 51-70

    CABALLERÍA J, PARÉS A

    Adicciones 2006;18(Supl 1): 51-70

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: El consumo crónico de alcohol se asocia a lesiones de todo el tracto digestivo. Predomina por su frecuencia y gravedad la lesión hepática alcohólica, en cuya patogenia están implicadas las consecuencias de la oxidación hepática del alcohol y del acetaldehído, la deficiencia de antioxidantes y el estrés oxidativo. La esteatosis hepática es la lesión más frecuente y menos grave. La hepatitis alcohólica se caracteriza por un síndrome clínico con una lesión histológica muy específica. En ocasiones se manifiesta de forma muy grave, con una notable insuficiencia hepatocelular. La cirrosis hepática es la lesión más avanzada, y finalmente puede aparecer un carcinoma hepatocelular. La abstinencia de alcohol es el tratamiento básico de las lesiones hepáticas alcohólicas. La hepatitis alcohólica grave tiene mal pronóstico y una reducida supervivencia a corto plazo. En estos pacientes tiene un cierto protagonismo el tratamiento con corticosteroides y una buena nutrición. A nivel del área gastrointestinal el consumo de alcohol se asocia con trastornos de la motilidad, esofagitis crónica y cáncer esofágico. También puede producir lesiones de gastritis aguda, pero no hay ninguna asociación con la úlcera péptica. Hay trastornos de la mucosa y de la permeabilidad intestinal, y afección pancreática en forma de pancreatitis crónica.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 22891



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.