• 1

    Tabaco y cáncer

    Adicciones 2006;18(Supl 1): 33-49

    PINET OGUÉ MC

    Adicciones 2006;18(Supl 1): 33-49

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Es un hecho totalmente aceptado desde hace años que el tabaquismo supone un factor de riesgo para una gran variedad de procesos neoplásicos, que revisaremos aquí. Aunque el papel del humo del tabaco en la fisiopatología del cáncer es un fenómeno complejo, hay evidencia suficiente de su potencial carcinogénico. De los más de 4000 componentes del tabaco, más de 50 han sido descritos con poder carcinogénico, tanto in vitro como in vivo. Se estima que el tabaquismo cuasa de un 25 a un 30% de las muertes por cáncer. Otro problema grave de salud, es el hecho de que algunos pacientes con cáncer no dejan de fumar. Estos pacientes fumadores tendrán un menor tiempo de supervivencia, un mayor riesgo de recurrencia, así como, un riesgo superior de un segundo proceso neoformativo primario. Un aspecto también importante, es que la persistencia del tabaquismo, puede comportar más síntomas y mayor duración de estos, con lo que la calidad de vida del paciente se reduce de forma significativa. También, la efectividad de la radioterapia es menor si se continúa fumando. A pesar de que es un hecho comprobado que el dejar de fumar comporta unas importantes ventajas, es también una evidencia que se debe incorporar a los protocolos de tratamiento usuales para el cáncer, protocolos de tratamiento específicos para dejar de fumar, ya que un porcentaje de pacientes no podrá abandonar el consumo por sí solos.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 22890



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.