• 1

    Implicaciones clinicoterapéuticas de la deficiencia de yodo en España

    Endocrinología y Nutrición 2006;53(2): 101-112

    medes_medicina en español

    DÍAZ-CADÓRNIGA F, DELGADO-ÁLVAREZ E

    Endocrinología y Nutrición 2006;53(2): 101-112

    Tipo artículo:

    Resumen del Autor: El yodo es un nutriente imprescindible para el organismo humano (esencial para la formación de las hormonas tiroideas), cuya principal fuente de abastecimiento son los pescados de mar y los mariscos; se precisa una ingesta diaria mínima de 100 mg en la primera infancia, 120 hasta la pubertad, 150 en la edad adulta y no menos de 250 durante el embarazo y la lactancia. Hoy día, la Organización Mundial de la Salud estima en más de 2.200 millones de personas en riesgo por habitar en áreas yododeficientes, entre las que se incluye una gran parte de Europa. En España, los estudios realizados confirman también este déficit, que es leve en la población escolar de todas las comunidades autónomas estudiadas, salvo en Asturias, donde el programa de profilaxis con sal yodada iniciado en 1983 ha mostrado tener eficacia. Las gestantes, sin embargo, son el segmento de población más vulnerable, y presentan una marcada deficiencia, que se manifiesta también en los recién nacidos, demostrada por los valores de tirotropina (TSH). Aunque sólo hay 2 estudios en preescolares (Mataró y Asturias), ambos sugieren un estado de nutrición aceptable. Se sabe que la reducción de los trastornos por deficiencia de yodo como grave problema de salud pública ha sido posible con el cambio de los hábitos alimentarios de la población mundial, lo que indica la necesidad de lograr que el consumo de sal yodada en España sea una realidad que alcance al 95% de las familias y, además, que las gestantes y las madres en período de lactancia utilicen suplementos farmacológicos de yodo.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 21790



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.