• 1

    Avances en el tratamiento quirúrgico

    Endocrinología y Nutrición 2005;52(Supl.1): 11-17

    medes_medicina en español

    LARRAD JIMÉNEZ A, SITGES SERRA A

    Endocrinología y Nutrición 2005;52(Supl.1): 11-17

    Tipo artículo:

    Resumen del Autor: La incidencia del carcinoma diferenciado de tiroides ha aumentado en los países industrializados, y aunque parece ser un tumor indolente origina una mortalidad global del 20%. Aunque la toma de decisiones terapéuticas basadas en los sistemas de estratificación de riesgo puede ser controvertida, es cierto que en muchos casos permite plantear tratamientos más individualizados encaminados a no sobretratar los casos de mejor pronóstico o infratratar aquéllos con mayor potencial de recidiva y mortalidad. En los casos con diagnóstico preoperatorio confirmado parece prudente realizar un estudio preoperatorio de extensión, pues puede modificar la estrategia quirúrgica en el 39% de casos. La tiroidectomía total, o casi total, con resto menor de 2 g, seguida de la ablación de restos con 131I, sigue siendo la intervención más indicada en los casos con tumor conocido, tumores mayores de 1 cm o microcarcinomas agresivos, multifocales, con extensión extratiroidea, afectación ganglionar o metastásicos, histología folicular, formas familiares, pacientes con antecedentes de irradiación o formas histológicas agresivas, en los tumores en niños y jóvenes, carcinomas durante el embarazo, enfermedad de Graves-Basedow, así como en los casos raros de carcinomas del conducto tirogloso. La hemitiroidectomía seguida de tratamiento supresor de la tirotropina puede recomendarse en los casos de carcinomas ocultos menores de 1 cm, intratiroideos sin afectación ganglionar o angioinvasión, formas foliculares menores de 4 cm mínimamente invasivas y en cualquier otro paciente de bajo riesgo, aunque la decisión terapéutica final debería ser tomada por un grupo multidisciplinario, y totalizarse la tiroidectomía cuando el tumor primitivo presente capacidad de recidiva: tumores en fases superiores a T1, recidivas o márgenes tumorales afectados. Parece recomendable indicar la disección sistemática del compartimiento central (nivel VI) y la disección ipsilateral o bilateral radical modificada (niveles II-V) si se confirma la afectación ganglionar y en todos los pacientes con carcinoma diferenciado de tiroides de alto riesgo de recidiva y mortalidad. En caso de recidiva o metástasis la cirugía es el tratamiento de elección siempre que sea posible. Por último, si aceptamos que la curación del carcinoma diferenciado de tiroides se inicia en el quirófano con un planteamiento correcto y una técnica quirúrgica adecuada, su práctica debe quedar reservada para centros de referencia.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 21746



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.