• 1

    Traumatismo craneoencefálico grave en el paciente pediátrico. Evaluación de la neuroimagen y monitorización de la presión intracraneal como factores pronóstico

    Medicina Intensiva 2001;25(1): 8-13

    FERNÁNDEZ LÓPEZ A, PALOMEQUE RICO A, CAMBRA LASAOSA FJ, ORTEGA RODRÍGUEZ J, COSTA CLARÁ JM, CARITG BOSCH J, MARTÍN RODRIGO JM

    Medicina Intensiva 2001;25(1): 8-13

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Objetivo. Evaluación de la neuroimagen (mediante la escala del Traumatic Coma Data Bank) y de la presión intracraneal como factores pronóstico en pacientes pediátricos con traumatismo craneoencefálico grave. Material y método. Revisión de los pacientes ingresados en una unidad de cuidados intensivos pediátricos con traumatismo craneoencefálico grave y monitorización de la presión intracraneal entre enero de 1995 y junio de 1998. Resultados. De los 242 pacientes con traumatismo craneoencefálico ingresados en nuestra unidad, 64 precisaron monitorización de la presión intracraneal. La edad osciló entre 3 y 18 años. El patrón de neuroimagen más frecuente en la primera tomografía axial computarizada (TAC) es la lesión encefálica difusa (LED) II (43,8%) seguida de LED III (29,7%), VI (12,5%) y I (9,4%). Se ha encontrado la existencia de una asociación lineal entre los patrones de neuroimagen y los valores de presión intracraneal máxima y presión de perfusión cerebral mínima en las primeras 2 horas de monitorización. Estos parámetros se correlacionan con el pronóstico y se demuestra una relación directa entre la primera TAC y la evolución (p < 0,001). La mayoría de los pacientes (73,5%) tuvo una evolución favorable, sin secuelas (18,8%) o con trastornos psicológicos o motores menores. La mortalidad fue del 10,9% y el porcentaje de secuelas incapacitantes, del 15,6%. Conclusiones. La neuroimagen y monitorización de la presión intracraneal son fuertes predictores pronóstico del traumatismo craneoencefálico grave en el paciente pediátrico. El Traumatic Coma Data Bank permite una precoz identificación de los pacientes con riesgo elevado de hipertensión intracraneal también en edad pediátrica. La ausencia de enfermedad visible en la primera TAC no descarta la aparición de hipertensión endocraneal y está indicado monitorizar la presión intracraneal si la puntuación de Glasgow ha sido inferior o igual a ocho, incluso con una primera TAC normal.

    Notas:

     

    Palabras clave: Niños, Pediatría, Pronóstico, Traumatismos craneoencefálicos

    ID MEDES: 2099



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.